| 12/4/2014 12:00:00 AM

Aproveche su fondo de pensiones voluntarias para invertir.

Cuando se invierte a través de un fondo de pensiones voluntarias se logra tener el músculo y la visión de un inversionista institucional.

Ser un inversionista de importantes empresas multinacionales y multilatinas, tener acceso a los fondos de capital, hablar fluidamente de portafolios balanceados y activos financieros era hasta hace poco un papel reservado para los ciudadanos del Primer Mundo.

Sin embargo, el proceso mundial de democratización de las inversiones ha permitido que personas, aún sin conocimientos en finanzas, hagan parte de este mar de riqueza que baña las playas de los fondos de pensiones voluntarias.

Sucede que, según Karla González profesora universitaria experta en temas de inversión  “los fondos de pensiones voluntarias no sólo son para objetivos pensionales; también se puede ahorrar para otros fines o administrar el patrimonio, buscando diversificación del portafolio con exposición en mercados locales e internacionales, a partir de la identificación del perfil de riesgo y su horizonte de inversión.”

Precisamente ahí, en la identificación del perfil de riesgo, es donde inicia el camino apasionante del inversionista porque se definen dos asuntos claves para sentirse cómodo. “Sucede que así como hay unas personas conservadoras, hay otras que se dan la libertad de tomar algunos riesgos, y otras que necesitan sentir la adrenalina por sus venas, en materia de las inversiones también hay quienes describen estos perfiles”, explica Julián Cárdenas, economista y analista de portafolios especiales de Protección S.A.

En líneas generales, una forma de comprender  y elegir el perfil de riesgo es mediante el horizonte de inversión o el tiempo en el cual se espera el retorno. Una persona de perfil Conservador normalmente prefiere inversiones a menos de dos años en las que los activos financieros son más de renta fija. Por su parte, una persona con un perfil Moderado, tiene un horizonte de 2 a 4 años, y se permite mezclar la renta fija con la renta variable. Finalmente, una persona con un perfil Arriesgado o de Crecimiento, mira más allá de los 5 años y prefiere inversiones en renta variable.

Dentro de las múltiples alternativas de inversión, el Fondo de Pensiones Voluntarias Protección ofrece  los Portafolios Balanceados como una opción de inversión que optimiza los resultados en función del perfil de riesgo.  Consisten en la premisa fundamental de los negocios, aquella que se extrae del aforismo de ‘no poner todos los huevos en la misma canasta.’ Por el contrario, los Portafolios Balanceados se basan en la diversificación de las inversiones para reducir el riesgo, de manera que se le puede estar apostando a renta fija (como bonos), a renta variable (acciones), a productos Alternativos (como inversiones inmobiliarias privadas o públicas) o a otros sectores de la economía local o mundial, definiendo esta mezcla a partir de criterios sólidos y objetivos de inversión, tales como la tolerancia a la volatilidad y el tiempo de permanencia para la maduración de los activos.

“El punto clave es contar con una asesoría profesional, en Protección  tenemos áreas dedicadas tanto al análisis de inversiones como al análisis de los riesgos que aciertan en la gestión activa de la asesoría del inversionista”, amplía Julián Cárdenas.

En el siguiente cuadro se aprecia un mapa de posibles inversiones en las que tienen alcance los portafolios balanceados en mención. Los porcentajes allí expresados solamente sirven como parámetro para comparar posteriormente el resultado del ejercicio.

Precisamente, en la siguiente gráfica de ejemplo, si una persona eligió el perfil Moderado, al final del ejercicio le fue mejor que al de perfil Conservador, pero no tan bien como al de perfil Crecimiento. La evaluación del resultado hay que hacerla en el mediano plazo, pues en el corto podría pasar que por efectos de la volatilidad se pudieran presentar fuertes movimientos en los portafolios más arriesgados. De ahí la importancia de identificar la tolerancia al riesgo y el horizonte de inversión, antes de diseñar una estrategia de diversificación.

En todo caso, la administración profesional de las inversiones es la que permite que, los expertos a partir de sus views de mercados, ajusten la estrategia de diversificación, sin desviarse del perfil del portafolio, buscando optimizar el resultado del cliente, que únicamente debe definir cuál es su perfil de tolerancia al riesgo y por cuanto tiempo permanecerá invertido.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?