| 10/7/2012 7:00:00 AM

Un paso adelante en el voto electrónico

Desde hace 14 años los venezolanos ejercen su derecho al voto en pantallas táctiles y lo han asimilado bien. Más del 90% de ellos aseguran que es un trámite fácil mediante la nueva tecnología .

Un reciente estudio realizado por la firma Datanálisis, reveló que para nueve de cada diez venezolanos  (91,10% de los consultados) es “fácil” o “muy fácil” ejercer el voto a través de las máquinas de votación, las cuales tienen pantalla sensible al tacto y comprobante impreso del voto.

Según la encuestadora -en las principales ciudades de Venezuela- el 55,6% de los entrevistados considera que es “muy fácil” la práctica del sufragio electrónico, mientras que 35,5% cree que es “fácil” el uso de los equipos diseñados por Smartmatic, considerados por 73,5% de los encuestados como un “sistema moderno y  de avanzada".

Estos resultados dan muestra de la penetración del voto electrónico en la nación latinoamericana y refutan algunos argumentos relacionados con la resistencia a la tecnología, de hecho, 67,4% considera que los resultados proporcionados por los equipos automatizados son confiables.

Venezuela es un país con 14 años de experiencia en voto electrónico; pasó de las deficiencias del voto manual a tecnología de escáner óptico (1998) y de ésta, a la tecnología de última generación de máquinas con comprobante impreso del voto, convirtiéndose en el año 2004 en el primer país en realizar una elección nacional con máquinas de este tipo.

Justamente para estas elecciones, el país vecino hace nuevamente historia, pues adelanta la primera elección nacional con dispositivos de identificación biométrica para activación del sufragio de cada elector, garantizando la premisa, un elector – un voto.                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?