| 7/21/2013 3:00:00 PM

Crecen los cibercriminales en Colombia

Dinero, reconocimiento y sentido de protesta son las principales motivaciones que llevan a un hacker a realizar actividades maliciosas asociadas a ciberataques.

Las imágenes donde los sistemas informativos colapsan y los datos críticos se filtran a manos criminales, son cada vez más cercanas al entorno nacional y más frecuentes en los titulares de noticieros y periódicos.

Usualmente es común pensar que los delitos que involucran espionaje, robo cibernético y hackeo se presentan solamente en países lejanos al nuestro; sin embargo, y debido al gran avance tecnológico, es cada vez más común encontrar en Colombia situaciones en donde personas inescrupulosas se ven involucradas en escándalos de delitos cibernéticos e invasión de la privacidad en contra de quienes ven en las tecnologías de la información una herramienta útil, económica y segura, para comunicarse y desarrollar negocios.

Es un hecho que en Colombia existe un gran número de cibercriminales,  reflejados en grupos delincuenciales y defraudadores dentro de las organizaciones que no se consideran a sí mismos como tal.

Según Fabián Zambrano, director de Security Operation Center de Digiware, es tal el nivel de avance en materia de criminalidad que actualmente se pueden contratar a los cibercriminales.

Quizá el mayor inconveniente para adquirir sus servicios está en lograr encontrarlos si quien desea sus servicios no está familiarizado con el medio criminal cibernético; sin embargo, esta brecha se viene reduciendo cada vez más. Claro ejemplo de esto son los portales que ofrecen servicios de hacking con intenciones malintencionadas.

Aunque no existe una forma objetiva y clara de medir el número de criminales cibernéticos en Colombia, según Digiware, generalmente un 7% de la población de usuarios conectados a internet en un país son hackers en potencia. Cualquier persona con conocimientos de computación puede convertirse en un instante en un hacker, lo único que necesita es motivación para hacerlo.

A nivel empresarial, usualmente son atacados los cargos gerenciales, vicepresidencias, tesorerías, áreas de soporte IT y sistemas de información en procesos de negocio automatizados, pues esto garantiza acceso a información de vital importancia para las principales compañías.

Con respecto a cuáles son las principales motivaciones que llevan a atacar a un hacker en Colombia, Zambrano sostiene que el dinero, reconocimiento, dolo y la manifestación de ideales son los incentivos más fuertes que mueven a un cibercriminal a realizar una actividad maliciosa.

Según la empresa de seguridad, el perfil de un atacante a nivel nacional; puede estar descrito en las siguientes habilidades, conocimientos y experiencia:
  • Personas entre 18 a 40 Años de edad.
  • Profesionales de ingeniería y afines.
  • Conocimientos sólidos en programación, sistemas, DB, TIC.
  • Conocimientos avanzados en Hacking.
  • Conocimientos avanzados en metodologías de Testing de Seguridad, Pen Testing, plataformas, etc.
  • Perfil de Atacante Social a través de técnicas avanzadas en ingeniería social.
  • Perfil de Ciberespionaje, a través de técnicas avanzadas de espionaje en internet y a nivel empresarial.
  • Conocimiento de herramientas, técnica de ataques, configuraciones, eventos, cursos relacionados con Hacking a sistemas Scada.
  • Estudiantes potenciales interesados en el Hacking Underground. [Actividades Anónimas e ilícitas en el mundo de ataques informáticos].
  • Personal descontento en las diferentes empresas de infraestructuras críticas, las cuales pueden suministrar información sensible de los sistemas críticos de operación.

A la defensa de la seguridad informática

Para reducir esta problemática, recientemente el gobierno colombiano ha iniciado serios planes preparatorios para contar con los recursos suficientes que le permitan, como país, afrontar los retos asociados a los temas de ciberdefensa y ciberataque.

En el plano legal, Colombia cuenta con un marco que permite a cualquier ciudadano u organización contar con apoyo jurídico para defenderse de un ataque cibernético.

Sin embargo, el directivo de Digiware sostiene que el mayor reto que Colombia tiene es la capacidad legal para reducir los ciberataques y luchar contra los cibercriminales. “Esta es una carrera larga y el camino apenas está comenzando. Nuestro país necesita afianzar sus políticas de seguridad virtual”, afirma el experto.

Hasta el momento son varios los criminales identificados y muchos más en proceso de identificación. Esto gracias a que se mantienen esfuerzos permanentes para ser capturados por parte de la Policía y la Fiscalía; tarea en la que la empresa que lidera Zambrano  ha dado su apoyo en varias oportunidades.

Aunque no existe una cifra oficial sobre el costo que este tipo de actividades le acarrea a la nación, es indudable que el fraude cibernético trae consigo miles de millones de pesos en pérdidas.

Ante este panorama, Zambrano sostiene que “la necesidad es un factor determinante que puede hacer que las personas cometan actos delictivos. Sin embrago, no todos dan el paso, y aquellos que conservan una estructura moral deben saber que se paga muy bien defendiendo a otras personas de esos ataques”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?