| 1/27/2015 7:00:00 AM

Las ventas perdidas en 2014 suman un billón de pesos

La cifra está basada en el cálculo del total de ventas en cadenas e hipermercados reportado por el informe de ILACAD para 2013, el indicador del estudio de agotados de Logyca 2014 y los porcentajes resultantes del estudio del consumidor Colombia 2014 de Logyca.

Los problemas logísticos que hacen que no haya disponibilidad de productos, representan para los empresarios importantes pérdidas de potenciales ventas que afectan no solo los ingresos de las compañías, sino también la fidelización de los clientes que al no encontrar lo que buscan se pasan a otras marcas o a otros comercios donde sí les puedan ofrecer lo que necesitan.

Según lo reveló un estudio de LOGYCA desarrollado durante 49 de las 52 semanas del 2014, por cada $10 millones en ventas, los industriales y comerciantes colombianos perdieron en 2014 alrededor de $430.000 debido a la falta de producto en puntos de venta.

Esta cifra está basada en el indicador de agotados que la organización mide desde hace más de 12 años, a través de un proceso de evaluación de la disponibilidad de producto en góndola en más de 120 puntos de venta de cinco de las principales cadenas comerciales, en 17 ciudades del país.

El cálculo del total de ventas en cadenas e hipermercados reportado por el informe de ILACAD World Retail para 2013, el indicador del estudio de agotados de Logyca 2014 y los porcentajes resultantes del estudio del consumidor Colombia 2014 de Logyca, arrojan que las ventas perdidas en 2014 ascenderían a un billón de pesos.

Al cierre del año anterior, el mencionado indicador de agotados alcanzó el 4,3%, lo que supone un leve incremento en el agotado en comparación con el de 2013, cuando se ubicó en 4,2%. Aunque todavía están en el proceso de medición de este indicador para la temporada de diciembre, de acuerdo con Marcela Giraldo, directora de Información y Analítica de Logyca, el dato llegó a cerca del 10%.

La categoría de “licores y cigarrillos” fue la más agotada durante el año pasado, al llegar a 5,7%; seguida de las de “ferretería y misceláneos” y “aseo del hogar”, que registraron el 5,3%. Las categorías con mayor disponibilidad fueron “alimentos y bebidas” y “cuidado personal” con un indicador de 3,9% y 4,2% respectivamente.

De acuerdo con Juan Felipe Gómez, líder de Mediciones de LOGYCA, el incremento “obedece a las dinámicas del mercado, pero sobre todo a coyunturas específicas del período analizado como lo fue para 2014 el Mundial de Fútbol, cuando se disparó el consumo de ciertos productos, entre ellos, los licores”.

Las causas de los agotados van desde la falta de aprovisionamiento de la góndola por el operador logístico, que el proveedor no haya entregado el producto, hasta la insuficiencia en los pedidos.

La identificación de estas situaciones en el reporte semanal que entrega LOGYCA, ha permitido no sólo que las compañías participantes tomen acciones sobre sus procesos logísticos, sino que además se hayan abiertos espacios para dar gestión a los factores que afectan la disponibilidad de producto.

“Las cadenas y sus proveedores se sientan y analizan de forma conjunta la información y a partir de ello, establecen planes de acción para cumplirle al consumidor y que éste encuentre siempre el producto que busca, evitando así no sólo la pérdida de clientes, sino de ventas”, explicó Gómez.

Esta colaboración también ha derivado en la disminución constante del indicador de agotados en el país. En 2010, la medición anual reveló que el indicador estaba 5,1%, desde entonces ha caído y no ha vuelto a sobrepasar esa cifra.

Colombia, con los indicadores más bajos
El informe de Faltantes de Mercadería en Góndola, elaborado por las organizaciones de GS1 en Latinoamérica y que clasifica a los países por sus indicadores, ubicó a Colombia en los mejores puestos.

El 4,3% de Colombia es superado a la fecha (pues no todas las naciones han entregado sus resultados) sólo por Guatemala que tiene 3,2%. Por su parte, México, Panamá y Venezuela con registros de 6,7; 7,4 y 70,3% respectivamente.

Leve aumento en las mermas
Por otro lado, el más reciente estudio de la Federación Nacional de Comerciantes - FENALCO y el Centro de Investigación del Consumidor –CICO- el Censo Nacional de Mermas y Prevención de Pérdidas para el mercado detallista correspondiente a 2013, muestra un incremento del 0.18% en el total de la merma frente al censo anterior.

La merma se define como toda constricción o disminución del inventario, existen diferentes tipos de mermas ocasionadas por descuentos y promociones, o por el deterioro de mercancía, desperdicios y vencimientos; o por robos.

Entre el 2012 y el 2013 el valor de la merma creció en un 26% representado en $88.180 millones, que equivale a 1.572 viviendas de interés social.



Los perecederos continúan siendo los más sensibles al fenómeno de mermas, ubicándose en un 0.8% más alto frente al censo anterior. Los perecederos al tener una incidencia tan alta sobre las ventas, generan que su comportamiento afecte de manera directa el porcentaje de merma real obtenido que fue del 1,69%. Papelería y hogar también siguen jalonando el indicador, mientras que entretenimiento mejoró sus indicadores.



De acuerdo con el informe de Fenalco y Cico, la tendencia observada desde el 2010, se mantiene hasta 2013, en donde la merma conocida se ubica por encima de la merma desconocida. Las averías y los vencimientos siguen siendo la fuente que mantiene este comportamiento. El gran peso de los perecederos, y el impacto de estos dos factores dentro de ellos, permiten mantener esta variable en el orden ya descrito. El robo externo, pese a ser la mayor fuente de merma desconocida, cede terreno en esta medición.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?