| 10/21/2015 5:00:00 AM

Twitter pone en marcha una ambiciosa reestructuración empresarial para no repetir la historia de Myspace o Messenger

Octubre ha sido un mes de grandes cambios para Twitter, la red social fundada en el 2006 en San Francisco (EE.UU) ha puesto en marcha un ambicioso plan de reestructuración empresarial que comenzó con el nombramiento de altos directivos, el anuncio de despidos y el lanzamiento de nuevos productos.

La nueva etapa de la empresa arrancó este mes con la elección de Jack Dorsey (uno de los cofundadores de Twitter) como nuevo consejero delegado de la empresa de mensajería con más de 300 millones de usuarios en todo el mundo.

A este nombramiento se suma la designación de Omid Kordestani – el antiguo jefe de negocios de Google, para el cargo de presidente ejecutivo de la firma tecnológica que no la ha pasado nada bien en los últimos meses.

Twitter registró US$938 millones en ingresos durante el primer semestre del año, sin embargo en ese mismo período perdió casi US$300 millones, según reportó la agencia Efe en un informe, en el que además expone que la compañía “acumula US$1.900 millones en números rojos desde su creación”.

Distintos analistas han coincidido en que la empresa todavía está lejos de ser rentable, ya que el número de usuarios - uno de los indicadores que soporta sus ingresos- sigue siendo bajo frente a su competencia y los gastos que debe asumir para operar.

Caso contrario es de WhatsApp, que en septiembre pasado logró conquistar los 900 millones de usuarios desde su fundación en el año 2009. También sobresale el crecimiento de Facebook (1.650 millones de usuarios), YouTube (1.000 millones) e Instagram (al cabo de cinco años logró el número de usuarios que Twitter consiguió en nueve).  

Datos de Bloomberg consultados por Dinero señalan que el EBITDA de Twitter, un indicador que calcula la utilidad de las empresas descontando amortización, impuestos e intereses, registró pérdidas en el primer trimestre del año por US$78 millones.

Las cifras negativas del negocio, sumadas a la necesidad de dar un giro al negocio, motivaron a Jack Dorsey a tomar la decisión de prescindir de 336 de sus empleados, lo que representa el 8% de la fuerza laboral de la compañía (4.100 trabajadores en todo el mundo). 

"Esto no es fácil. Pero es lo correcto. El mundo necesita un Twitter fuerte y esto es un paso más para lograrlo", señaló el funcionario en una carta dirigida a sus trabajadores. 

El alto directivo confirmó que gran parte de la reestructuración afectará al área de ingeniería y productos, que tendrán la responsabilidad de dinamizar sus operaciones en los próximos meses para evitar la presión que supone esta reforma en el negocio.

Es preciso señalar que la acción de Twitter en la bolsa de Nueva York ha bajado en los últimos seis meses 39,46%, al pasar de US$51,73 a $31, de acuerdo de datos obtenidos en Bloomberg. 

De hecho, el día anterior al anuncio de los despidos en Twitter (el 12 de octubre pasado) la acción de la compañía había caído 6,81%, pero al cabo de una semana esta incrementó en 7,2%, en parte, gracias a la expectativa de mejora que pudo generar la noticia en los inversionistas. 

Aires de cambio

Jack Dorsey llega con un espíritu renovador a Twitter y por ello ha impulsado una verdadera revolución que comenzó hace unos tres meses – cuando fue designado como consejero delegado interino- con la eliminación del límite de palabras de los mensajes directos y la presentación de una herramienta para hacer contribuciones a las campañas electorales en Estados Unidos.

Una de las funcionalidades con las que Twitter prevé recuperar terreno es ‘Moments’, una solución tecnológica para que los usuarios se enteren de los contendidos más importantes del día en esa red social. 

También destaca el lanzamiento de una herramienta para que los realizadores de videos le puedan sacar provecho económico a sus creaciones gracias al dinero que recibirán de los anunciantes. 

La decidida transformación de la compañía incluso ha pasado por replantear los emblemáticos 140 caracteres que definen los trinos en esa plataforma. Con una capitalización en el mercado de US$32.900 millones y situada en la posición número 352 en listado de las marcas más valiosas del mundo, Twitter quiere replantear sus estrategias para evitar otras acciones. 

No sobra recordar el caso de Myspace, una red social estadounidense que llegó a ser la más popular del mundo en los primeros años del siglo XXI hasta que Facebook le arrebató el trono a finales de 2008. Convertida en una ventana para los músicos emergentes y las grandes bandas, esta red social les recuerda a los expertos en tecnología que hasta los más grandes pueden caer. 

Y es que este no ha sido un caso aislado, el popular Messenger también sucumbió a las transformaciones del negocio digital y a la llegada de nuevos actores. Twitter tiene ahora la posibilidad de echar un vistazo a la historia, para no repetir el destino de las redes sociales que se evaporaron a pesar de haber sido referentes de su década. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?