| 10/4/2013 6:00:00 AM

La turbulencia no termina

Además de que la solución en Avianca solo va por la mitad, la realidad de los trabajadores del sector de transporte aéreo en el país parece ser crítica.

Desde mucho tiempo atrás los pilotos y otros funcionarios de las aerolíneas han sentido que el trabajo no ha venido siendo lo suficientemente reconocido por las empresas.

En el caso de Avianca, la mitad de los pilotos llegaron a un acuerdo en sus condiciones laborales, pero la situación de la otra mitad está en vilo.

En la mesa de negociación, donde hacía presencia el ministerio de Trabajo, se manejaron todos los temas concernientes a las condiciones laborales hasta el punto en el que las peticiones y argumentos en la mesa de los pilotos no fueron atendidos porque no eran validos para llegar a un acuerdo.

Sin embargo, los pilotos asociados a la Organización de Aviadores de Avianca (Odeaa) llegaron a un acuerdo después de que los representantes de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) se retiraron de la mesa de negociación.

El acuerdo que lograron los aviadores de Odeaa consiste en un incremento material de alrededor del 11% en los ingresos de los pilotos y copilotos, pero ligado a aumentos en productividad y eficiencia.

Para los pilotos de Acdac este acuerdo no es viable porque el esquema para cumplir con los objetivos de productividad es complejo. En ese sentido, Avianca no quiso cambiar el esquema  y los representantes de Acdac sí se levantaron de la mesa.

Pero la situación que se vive en Avianca es solo un reflejo de lo que se vive en todas las aerolíneas en Colombia. El presidente de Acdac, el capitán Jaime Alberto Hernández, dice que “hay unas políticas laborales nefastas, además de, una política antisindical que tiene devastado al sector y, lamentablemente, el ministerio de trabajo no ha sido garantía para que los trabajadores puedan defender sus derechos”.

En Copa Airlines Colombia los empleados siguen esperando hace un año y medio que se conforme un tribunal de arbitramento para que salga un laudo arbitral, lo que por ley debe conformarse en tres meses y durar 10 días.

Por ello, los pilotos de esta aerolínea llevan un año y medio esperando que se les suba el salario, ante la indiferencia del Ministerio de Trabajo que hasta ahora, con el problema que se presenta en Avianca, se está poniendo pilas.

Sobre el tema, Hernández describe como una de las cosas terribles de Aerorepública (Copa) el hecho de que hay pocos vuelos nacionales, razón por la cual hacen más vuelos a Panamá y desde ahí van a otros destinos en Centroamérica, sin embargo, ganan mucho menos que los pilotos de Copa Panamá.

Por el lado de LAN, hay un laudo arbitral que lleva dos años que no se ha cumplido. Además, la empresa tiene medidas discriminatorias con los pilotos sindicalizados a quienes, entre otras cosas, les paga entre 2 y 4 millones de pesos menos que a los no asociados a Acdac.

Por esa razón, los pilotos de Acdac vinculados a LAN han renunciado a la asociación, tanto así que ahora solo quedan cerca de 35 pilotos de esa compañía. Los otros se retiraron para poder resolver su problema económico. En la opinión de Hernández hay una persecución sindical evidente.

En Tampa, aerolínea de Avianca, los pilotos se afiliaron a la asociación, presentaron pliego de peticiones, pero la dirección de la aerolínea no quiere negociar con ellos. A pesar del hecho, el Ministerio de Trabajo no ha obligado a la compañía a dialogar con el sindicato.

Pero según Acdac se trata de un problema que no solo se enfoca en los pilotos, los auxiliares de vuelo tienen también problemas en todas las aerolíneas, al igual que el personal de mantenimiento.

“Es tan descarado el tema laboral en las aerolíneas que, por ejemplo, el personal de mantenimiento por regulación y por tratados internacionales, al igual que los pilotos, las auxiliares de vuelo y los despachadores, deben ser contratados directamente por la empresa, pero a Avianca, la Aerocivil le permite tener mecánicos por cooperativa, lo que deja una brecha en la seguridad debido a que le deja a terceros un tema tan trascendental como la mecánica de la flota”.

El problema laboral en el sector parece complicado, pues además está la parte normativa porque “la Aeronáutica Civil suplantó al Congreso de la República, legislando laboralmente las condiciones de las tripulaciones: nos tienen fuera del marco constitucional, no nos aplican el código sustantivo del trabajo”, dice el capitán.

Describe que faltan 180 controladores, 600 bomberos y el tema de infraestructura es gravísimo. Es decir, “en este momento la seguridad aérea está en la habilidad del piloto y la concentración del controlador”, concluye el presidente del sindicato, argumentando que, además, se está extinguiendo el sindicato de las aerolíneas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?