| 9/16/2015 5:00:00 AM

¿A los operadores les conviene seguir vendiendo celulares ‘flecha’?

Los teléfonos celulares viejos, aquellos que funcionan con la tecnología de segunda generación (2G), sobreviven en el mercado latinoamericano a pesar de que la tecnología ya dio un salto de calidad en la mayor parte del mundo.

El 39% de los dispositivos que se van a vender en la región durante este año funcionarán con la red de 2G, mientras que el 37% sobre 3G y solo el 24% en 4G, según estimaciones de la firma Gartner.

Sobre este tema, Gina Sánchez, analista del sector TIC de la firma Frost & Sullivan, señala que es más rentable para los operadores de telecomunicaciones seguir vendiendo los dispositivos de menor tecnología, ya que el volumen de ventas es mayor y la retribución de la inversión supera a la de un Iphone.

“Este fenómeno es problemático si lo vemos en términos de penetración a internet o de adopción de tecnología digital, pues en un dispositivo de 2G no puedes tener banda ancha”, precisó Sánchez. 

De hecho, cifras de la consultora Ovum, citadas en un artículo de Wall Street Journal, revelan que al finalizar este año la telefonía de 2G alcanzará una participación del 52% en el mercado latinoamericano, aunque esa cifra bajará progresivamente en los próximos cuatro años hasta el alcanzar tan solo el 17%.

Ovum calcula que la tecnología de 3G representa el 44% del mercado (60% en el 2019), mientras que la cuarta generación (4G) solo abarca el 4% del total de los dispositivos (23% en el 2019). 

Estos resultados contrastan con los indicadores de Estados Unidos y Canadá, en donde 2G es equivalente al 5,5% del mercado de telecomunicaciones; el 3G 54% y 4G el 40%. 

La pobre evolución de ese campo del sector de telecomunicaciones en la región resulta paradójico si se tiene en cuenta que la discusión de moda es la expansión del internet y la democratización de las nuevas tecnologías.

Por eso las compañías y los Gobiernos tienen el desafío de convertir el discurso de “la revolución digital” en una acción concreta que impacte no solo a los que pueden pagar por la tecnología, sino a todos los actores de la sociedad.

¿Humo blanco en torno a la tecnología en América Latina?

Sánchez participó uno de los debates de la más reciente versión del Congreso Internacional Andicom, un evento que reunió en Cartagena a representantes del sector TIC de distintos países con el objetivo de discutir los principales retos en esa materia.

En el panel también participó el analista de Pyramid Research, Guillermo Hurtado, el gerente general de la firma ITC, Marcelo Erlich, así como el expresidente de Comcel (ahora Claro), Wally Swain y el director para América Latina y el Caribe de 4G Américas, José Otero, quien ejerció como moderador.

Los expertos coincidieron en que uno de los factores que limitan la competitividad del sector TIC en la región, es el alto costo de los celulares de gama alta y la constante importación de “celulares viejos”.

Otro de los temas que se discutieron durante el panel “El mercado móvil en Latinoamérica: Hitos que marcarán su evolución en los próximos años”, fue el crecimiento de los operadores móviles virtuales.
 
Aunque Marcelo Erlich calculó que en el mundo hay más de 800 compañías que operan bajo ese modelo de negocio, argumentó que su participación en el mercado aún sigue siendo baja si se compara con las firmas dominantes. 

Varios de los panelistas concordaron en que el crecimiento de los operadores virtuales en países como Colombia, en donde tienen un participación del 6% del mercado, se debe a que los usuarios están inconformes con el servicio que reciben.

Por ello, su estrategia ha resultado exitosa en ese segmento de la población que está desatendido o simplemente decepcionado de los operadores móviles tradicionales que tienen un ímpetu de “arrogancia” porque no creen que su negocio esté amenazado, concluyó  Gina Sánchez.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?