| 12/10/2014 3:00:00 PM

LAN suspenderá operación de 5 rutas por cambio de flota

Durante el 2015 la compañía devolverá 7 aviones turbohélice Dash 8-200 para reemplazarlos con jet Airbus 320 con capacidad para 174 pasajeros, por lo que suspenderá su operación a Quibdó, Apartadó, Ibagué, Puerto Asís y el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera en Medellín.

Los aviones turbohélice Dash 8-200 están bajo contrato de arrendamiento con vencimientos durante el año 2015, y operan en las denominadas rutas regionales de Colombia que incluyen las ciudades de Quibdó, Apartadó, Ibagué, Puerto Asís, Neiva, Villavicencio y las rutas operadas desde el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera en Medellín.

Con este cambio, LAN Colombia estima un crecimiento de 10% en la oferta de sillas, incluyendo la transición a Airbus 320 en Neiva y Villavicencio ciudades donde las condiciones operacionales y de infraestructura de sus aeropuertos hacen factible operar con la flota jet.

La devolución de la flota turbohélice Dash 8-200 iniciará en febrero de 2015 e implicará la suspensión de la operación de LAN en Quibdó, Apartadó, Ibagué, Puerto Asís y el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera en Medellín. A raíz de esta decisión LAN Colombia e Easy Fly han sostenido conversaciones para explorar la posibilidad de complementar sus operaciones domésticas y regionales respectivamente.

A partir del 15 de febrero de 2015 se suspenderá la ruta Bogotá- Quibdó-Bogotá y las rutas que operan desde el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera de Medellín que incluyen los siguientes destinos: Pereira, Montería, Ibagué, y Apartadó.

La empresa aclaró que la operación desde Bogotá hacia Pereira y Montería continúa normalmente. El 14 de junio de 2015 está previsto la suspensión de la ruta Bogotá-Puerto Asís- Bogotá. Y el 27 de octubre de 2015 se suspenderá la ruta Bogotá-Ibagué-Bogotá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?