| 5/19/2016 9:29:00 AM

Los “tigres” del seguro buscan responder a los nuevos desafíos

La famosa firma aseguradora del tigre, no sólo está tramitando su proceso de absorción de los negocios de RSA en Colombia y varios países de Latinoamérica, sino que enfrenta los desafíos propios de una industria dinámica como la de los seguros.

Sura, la tradicional empresa de seguros de Colombia, está enfrentando una profunda transformación. Según el presidente de Sura Colombia, Juan David Escobar, si bien la compra de los negocios de RSA en varios mercados de la región, exige de tener una mirada transversal para generar sinergias en todos los países donde tienen presencia, es claro que mercados como el de Colombia, que es el que él dirige, tienen sus propios retos particulares.

La compañía registró el año pasado ingresos por $4,3 billones, con un crecimiento de 13% respecto de 2014 y dejó utilidades por $300.000 millones. Esos resultados son muy positivos.

Sin embargo, el balance se resintió por cuenta del mal resultado en el segmento de Soat, donde el sector en total perdió $250.000 millones; Sura en Colombia dejó un pérdida de $8.000 millones en este segmento.

Lo positivo es que otros sectores vienen mostrando muy buenos resultados gracias a que el volumen de clientes de la compañía ha venido creciendo. Ya cuentan con 5 millones de suscriptores de pólizas y la mayor parte de ellos (3 millones) en estratos 1,2 y 3. Aún así, la meta es seguir creciendo.

“El país tiene un total de 24 millones de habitantes en estratos 3 y 2. Así que el desafío es cómo llegamos eficientemente a toda esa población”, aseguró el ejecutivo.

Para eso están pensando en nuevas modalidades de póliza, que respondan a las nuevas tendencias en las economías y la vida diaria de los clientes. Un ejemplo de ello es el nuevo seguro para bicicletas, por cuenta del cambio en los hábitos de movilidad de una parte de la población.

Hay otros ejemplos más sofisticados. Se trata de cinco nuevos productos asociados a la eficiencia energética, ciberriesgo, responsabilidad civil, asistencia legal y riesgos ambientales. En el caso de eficiencia energética, la compañía ha pensado en ofrecer coberturas que garanticen la rentabilidad de los procesos de generación de energías alternativas tanto de las empresas como de las personas. En ese caso lo que se busca cubrir es el riesgo de que la implementación de tales energías no resulte rentable.

Ocurre lo mismo con los seguros de riesgo cibernético: la póliza cubre el costo de recuperar información valiosa para los clientes que tienen enorme dependencia de los servicios en la nube y digitales.

Escobar insistió en que uno de los retos centrales para las compañías de seguros hoy es mantener una dinámica que les permita responder a las nuevas necesidades de los clientes. Por ejemplo, ¿qué van a diseñar las aseguradoras para cubrir las nuevas modalidades de carros autónomos que ya están empezando a circular por algunas carreteras del mundo, cuando lo que se supone es que tales tecnologías deberían reducir los siniestros originados por accidentes de tránsito?

La tradicional compañía del tigre está adaptándose a los nuevos retos que tiene en su industria. Aunque los resultados son positivos, Escobar considera que es necesario mantener una actitud proactiva frente a los cambios, para garantizar buenos balances en el largo plazo. La tarea pendiente todavía es enorme.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?