| 6/4/2016 12:01:00 AM

Subestación eléctrica de EPM beneficiará 12 millones de colombianos

La Subestación Nueva Esperanza de EPM beneficiará a 12 millones de pobladores de Cundinamarca (incluida Bogotá), Meta, Guaviare y el norte del Tolima; el proyecto que avanza en un 75% aún tiene procesos judiciales y ambientales por aprobar, se espera que para noviembre de 2016 esté lista.

Nueva Esperanza es un proyecto de transmisión de energía eléctrica ubicado en el municipio de Soacha, una iniciativa que aumentará la capacidad de transporte y la confiabilidad del sistema eléctrico que abastece la zona centro-oriental de Colombia, con beneficio para más de 12 millones de habitantes de Cundinamarca (incluida Bogotá), Meta, Guaviare y el norte del Tolima.

La obra consiste en la construcción de una subestación de energía en la región, interconectada mediante una línea a 230.000 voltios con la Subestación El Guavio, propiedad de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) y una línea a 500.000 voltios con la Subestación Bacatá (propiedad de Intercolombia)

El proyecto completo incluye cinco líneas de trasmisión a 230.000 voltios (una nueva y cuatro reconfiguradas), una nueva línea a 500.000 voltios, la ampliación de dos subestaciones existentes y la construcción de una nueva subestación en Soacha, que recibirá estas líneas y le entregará la energía al sistema de distribución a través de Codensa.

Con la energización de la Subestación, que se realiza a través de las cuatro líneas reconfiguradas (Circo - Nueva Esperanza, San Mateo - Nueva Esperanza, Paraíso 1 - Nueva Esperanza  y Paraíso 2 - Nueva Esperanza), de propiedad de  EEB, se completa el 75% de toda la obra programada.

El Gerente General de EPM, Jorge Londoño De la Cuesta en una entrevista concedida a Dinero aseguró que la energía es la protagonista de esta nueva infraestructura, un proyecto de interés nacional para la seguridad energética del país con una inversión total de casi $340.000 millones.

La Subestación Nueva Esperanza tiene una inversión de $340.000 millones.

El proyecto avanza en un 75%. Desde este viernes 03 de junio se están poniendo en servicio 4 líneas de 230.000 voltios.

La Subestación Nueva Esperanza de EPM beneficiará a 12 millones de habitantes y está ubicada en el municipio de Soacha.

Londoño explicó que la obra ha tenido varios retrasos, pues desde que la compañía se ganó la convocatoria en el 2010, tardaron tres años para obtener la licencia ambiental y hasta el 2013 se dio inicio a la construcción de la infraestructura, pero se tuvo que parar ya que la obra encontró un parque arqueológico. 9 meses después se continuó con el trabajo de infraestructura que hasta hoy ha avanzado en un 75%. Se espera que para noviembre de este año se finalice el 25% del proyecto.

Frente a los descubrimientos arqueológicosEPM ha venido haciendo un trabajo responsable. El gerente explicó que se encontraron hallazgos de una población que habitó allí 400 años AC, una comunidad que tuvo una prevalencia de cerca de 2.000 años. Agregó que se rescataron 23 toneladas de elementos arqueológicos como vasijas, materiales de barro y algunos artículos de oro que actualmente están en el Museo del Oro. Ahora se está haciendo un convenio con el municipio de Soacha para el primer museo arqueológico de la región.

Así mismo, el gerente hizo un llamado al Gobierno nacional y a los jueces de la República para agilizar aún más el proceso de imposición de servidumbres y los trámites ambientales que se encuentran pendientes, con el fin de terminar el 25% restante del proyecto de transmisión eléctrica Nueva Esperanza y alejar la posibilidad de desabastecimiento energético en la zona centro-oriental del país.

Al presidir el acto de energización de la Subestación Nueva Esperanza en el municipio de Soacha, Cundinamarca, Londoño De la Cuesta también invitó a todas las instituciones del Estado a nivel nacional, regional y local a trabajar en equipo para acelerar las modificaciones requeridas a las licencias ambientales por parte de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) necesarios para continuar con las obras.

Lea también: EPM, entre las cinco mejores del sector energético en Iberoamérica.

“Si estos procesos no se agilizan antes de la primera semana de julio, el proyecto no se podría concluir en noviembre de este año, con el riesgo de desabastecimiento energético que implicaría para la zona centro-oriental del país y el impacto que esto tendría para las familias, los comerciantes y los industriales de la región y, desde luego, para el sector eléctrico colombiano”, alertó el gerente general de EPM.

Eleazar González Casas, alcalde municipal de Soacha, agradeció la labor por parte de EPM en el municipio y aseguró que este proyecto es un hecho histórico para la región. Agregó que Soacha tiene la población para generar empresas, puesto que cuenta con la infraestructura rural y urbana para pensar en grande y convertirse en aliados para el desarrollo.

Wilson Chinchilla, vicepresidente ejecutivo proyectos e Ingeniería EPM, explicó que Nueva Esperanza es un proyecto de trasmisión de energía eléctrica que busca aumentar la confiabilidad del sistema eléctrico de la zona centro oriental del país.

¿Qué falta?

De los 1.217 predios requeridos para la construcción de las líneas y la franja de protección, se han liberado 1.116.  Un alto porcentaje de los predios en los que no ha sido posible iniciar las obras se encuentra en proceso de imposición de servidumbre al haber fracasado la negociación directa con sus propietarios.

Las imposiciones de servidumbres se tramitan ante diferentes despachos judiciales de Bogotá y Cundinamarca, sin que, en términos de lo que ha sostenido la Corte Constitucional, se discuta la posibilidad de imponer el gravamen por tratarse de un proyecto de utilidad pública e interés social, como lo establece el Artículo 58 de la Constitución Nacional.

El trámite oportuno de los procesos judiciales resulta indispensable para la construcción de la línea a 230.000 voltios que llega desde la Subestación El Guavio y de la línea a 500.000 voltios que viene desde la Subestación Bacatá. 

También se espera que el ANLA dé la aprobación de los permisos y modificaciones requeridos para la finalización de la construcción de las líneas de transmisión, los cuales se encuentran actualmente en trámite.

Lea también: EPM hace un alto en el camino para ordenar la casa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?