| 5/14/2014 7:35:00 AM

Sony, otra empresa que la está pasado mal

Las pérdidas acanzaron los US$1.300 millones en el primer trimestre debido a los gastos de su división de computadores y pronostica que el saldo rojo se mantendrá mientras trata de poner en práctica un cambio radical.

La compañía creadora de la consola PlayStation 4, los televisores Bravia y el reproductor digital Walkman reportó que su pérdidas en el año fiscal que concluye en marzo fueron de 1.300 millones (128.400 millones de yenes), aproximadamente tres veces lo que perdió en el año previo. Para el año fiscal que finaliza en marzo de 2015 predice una pérdida de 50.000 millones de yenes.

A principios de este mes Sony informó que su pérdida anual sería mayor a la estimada en los pronósticos previos por los costos relativos a la venta de su negocio de computadores Vaio. También sufrió una pérdida de valor en su negocio de manufactura de discos y baterías en el extranjero.

Sony ha perdido mucho de lo que alguna vez le distinguió como la compañía de vanguardia en electrónicos de consumo. En años recientes ha ido por detrás de otros en ventas de cámaras digitales y televisores de pantalla plana además de que enfrenta competencia de otros que producen artículos para el hogar a menores costos.

En dispositivos electrónicos sus rivales estadounidense Apple y sudcoreano Samsung han sorprendido con innovaciones, lo que Sony no ha hecho. En febrero anunció que se retiraría del ramo de computadores pese a la popularidad de la marca Vaio entre los aficionados de Sony, especialmente en Japón.

El acuerdo para vender Vaios a un conglomerado japonés se firmó a principios de este mes y debe concluirse en julio.

Los resultados de Sony fueron malos pese a una mejoría en las ventas, que aumentaron el 14% para llegar a 76.000 millones de dólares para el año fiscal.


Ap/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?