| 11/12/2014 7:00:00 AM

Impuesto a la riqueza sí afecta a la clase media, Andi

Los empresarios colombianos consideran necesario hacer una revisión profunda de la estructura tributaria del país, pero en el año 2015.

La necesidad implícita del Gobierno de conseguir a toda costa $12.5 billones necesarios para completar los recursos faltantes del Presupuesto General de la Nación (PGN) 2015, aprobado por el Congreso de la República, ha puesto sobre la mesa la discusión entre empresarios, Ejecutivo y clase media sobre la conveniencia de la implementación de la Reforma Tributaria que aplicaría para los siguientes años en Colombia.

Hasta el momento el proyecto reforma ha tenido un debate de socialización con las comisiones económicas del legislativo, con el objetivo de presentar a Senadores y Representantes, los alcances de la extensión del impuesto al patrimonio ahora denominado “impuesto a la riqueza” y del impuesto a las operaciones bancarias del 4XMIL.

Sin embargo, en un intento por congraciar el texto con los representantes de los gremios colombianos, el Gobierno se reunió hace dos días con las cabezas visibles de estos sectores en la ede del ministerio de Hacienda, encuentro del cual se desprendieron varias conclusiones.

La primera es que el Ejecutivo se siente más que confiado del apoyo que el texto presentado al Congreso recibirá por parte de los parlamentarios de diferentes bancadas, y la segunda proveniente de la contraparte, que consiste en las diferencias y sugerencias hechas al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Es el caso del presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), que en cabeza de su presidente, Bruce Mac Master, sugirieron al Gobierno que tal como lo han apreciado en otras ocasiones los expertos, existen aspectos anti-técnicos como el impuesto a la riqueza, que si afectan a la clase media y ponen en riesgo a muchas empresas generadoras de ingresos para la nación.

¿El por qué?

Aunque comprendiendo las necesidades de financiamiento del Ejecutivo, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Andi, considera que existen factores que merecen especial atención antes de darlos por sentado al seno de la discusión en el Congreso de la República.

“El impuesto a la riqueza es una figura que afectaría seriamente a las compañías que han decidido tener buenas prácticas y estar al margen del endeudamiento, optando por ahorrar recursos para épocas de vacas flacas, generando oportunidades laborales y una mejor dinámica empresarial”, explicó.

Según Mac Master, una gran parte de la población de la clase media administra empresas con patrimonios entre los $1.000 y $8.000 millones, empresas que verían ermada su productividad al tener que asumir nuevas y costosas responsabilidades fiscales, viéndose obligados a reducir contratos y beneficios laborales.

La propuesta

De acuerdo con Bruce Mac-Master, presidente de la Asociación, se deben priorizar las necesidades de corto plazo, concentrando la mayoría del recaudo en una sobre tasa al impuesto del “CREE”, aplazando lo relacionado con el impuesto a la riqueza para el año entrante, solucionando así las necesidades de financiamiento inmediato.

- Las empresas que representan el primer 20% del Producto Interno Bruto (PIB), pagan impuestos de cerca del 68%, lo que en realidad no resulta nada estratégico dado que se está grabando a los motores de la economía, por lo que aumentar esta carga tendría consecuencias retroactivas.

Por lo tanto, aplazar la discusión del impuesto a la riqueza para el 2015 en el marco de una reforma estructural, tendría mejores efectos que jugársela por una salida rápida al problema inmediato de recursos, destacó Mac Master.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?