| 7/24/2017 11:10:00 AM

¿Qué es el salario emocional y cómo puede mejorar la productividad?

Las empresas mejoran su competitividad y pueden tener retornos de inversión mucho más altos cuando aplican salario emocional u otras estrategias para retención de empleados.

La directora del Departamento de Mercadología de la Universidad Central, Klaudia Gómez, definió el salario emocional como la compensación que da una empresa para atender las necesidades psicológicas, sociales y afectivas de sus trabajadores como complemento al pago económico por su trabajo.

“Esto por supuesto incide en su bienestar emocional y al repercutir en su bienestar emocional, mejora su productividad y por tanto la competitividad de la empresa. Pero no se queda ahí solamente, también hay beneficios para la sociedad porque vamos a tener una población menos enferma y más productiva”, agregó Gómez.

De acuerdo con los registros de la Organización Mundial de la Salud, para el año 2020 las enfermedades mentales y neurológicas serán la causa del 15% de los años de vida perdidos por discapacidad y entre dichas enfermedades están el cansancio crónico, la depresión, el estrés y trastornos de pánico.

En el caso de Colombia, la Encuesta Nacional de Salud Mental de 2015, reveló que en 10,3% del ausentismo laboral se presenta en los trabajadores de entre 18 y 44 años y otro 8,9% está en los mayores de 45 años.

Recomendado: La clave laboral de Cafam está en la formación

Sin embargo, el país ya cuenta con cerca de 40 empresas que cuentan con el sello de Empresa Familiarmente Responsable (EFR), que es expedido por la Fundación Más Familia en España. El reconocimiento garantiza que los trabajadores encontrarán allí a una empresa que “piensa en el equilibrio de los diferentes aspectos de la vida de sus trabajadores, que repercute por supuesto en su bienestar emocional”, según Gómez.

Para implementar modelos de salario emocional, Gómez le recomendó a los empresarios colombianos que como primera medida conozcan cómo está compuesta su fuerza laboral en términos de las necesidades psicológicas, sociales y afectivas “porque se ha encontrado que a veces un grupo empresarial tiene una idea pero eso no lo valoran los empleados entonces pierde la empresa y pierden los empleados porque no les están dando algo que realmente aprecien”.

Una vez identificadas las necesidades de los trabajadores, los empresarios pueden aplicar medidas como la flexibilidad espacial y temporal en el trabajo, por ejemplo el ya conocido home office o teletrabajo, media jornada libre cada determinado tiempo o jornadas continuas por ejemplo desde las cinco de la mañana hasta las dos de la tarde.

En Reino Unido, por ejemplo, se encontró que aplicando dos días de Home Office, las empresas lograron incrementar en 87% la productividad de los empleados. Pero la medida podría no funcionar bien para personas que no quieren estar en sus hogares durante la jornada laboral, por lo que no valorarían el beneficio y dicha inversión se perdería.

En Colombia, según el Ministerio TIC, para el 2011 la misma medida hizo que la productividad aumentara un 23%, mientras que el costo por carga física disminuyó en 18% y el ausentismo lo hizo en 63%, a la vez que los retiros voluntarios se disminuyeron en 25%.

Aunque en el país no hay un cálculo sobre el costo promedio que tiene para las empresas implementar este tipo de medidas, Gómez destacó que en otros países está demostrado que “si a ti como accionista o inversionista te dicen que el retorno se va a incrementar en un 17% si implementas una estrategia de retención de empleados, pues más que en costos estás incurriendo en beneficios y eso obviamente le va a interesar a quien invierte”.

Puede interesarle: El sentido de la vida en un mundo sin trabajo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.