| 1/3/2016 12:05:00 AM

Hewlett Packard está en aprietos pese al cambio de su estrategia

A pesar de que la firma tecnológica Hewlett Packard realizó un cambio de su estrategia con el fin de impulsar su negocio en dos áreas estratégicas, los primeros resultados no fueron los esperados.

Los ingresos de HP INC, el segmento de computadores personales e impresoras del grupo empresarial estadounidense Hewlett Packard, registraron una caída del 12% en el primer trimestre fiscal del 2016 con respecto al ejercicio anterior.

En el período de análisis financiero -que finalizó el pasado 31 de enero- los ingresos de la empresa alcanzaron los US$12.246 millones, un monto que contrasta con los US$13.858 millones registrados hace un año.

El pobre resultado responde al debilitamiento que ha tenido el mercado de computadores a nivel global, ya que las ventas de los principales fabricantes registraron su nivel más bajo en los últimos ocho años en el 2015 (276 millones de unidades).

Dicho mercado ha perdido protagonismo por cuenta de la masificación de los teléfonos inteligentes, los cuales de a poco empiezan a desplazar a sus antecesores con una oferta mucho más diversa.

Uno de los mayores damnificados de ese escenario ha sido HP INC, dado que es la segunda marca de mayor participación en el mercado de computadores a nivel global con unas 53 millones de unidades vendidas en el 2015.

Lea también: Las ventas de computadores no levantan cabeza en el mundo

La esperanza ahora corre por cuenta de Hewlett Packard Entreprise (HPE), la división de la empresa que se dedica a desarrollar tecnologías para el sector corporativo relacionadas con la computación en la nube, Big Data y seguridad informática.

Su línea de negocio se resume en cuatro pilares fundamentales: la administración de grandes flujos de información, aprovechamiento de los datos digitales, aumento de la productividad y protección de los ataques.  

Los resultados de ese segmento se darán a conocer este jueves y por ahora los pronósticos al interior de la compañía son bastante positivos, pues el enfoque de dicha división está alineado con las tendencias tecnológicas de la llamada revolución digital.

En Colombia, esa división comenzó a operar en noviembre del año pasado con la premisa de conectarse de una manera más fuerte con sus clientes y a la vez brindarles “soluciones más aterrizadas a sus necesidades”.

Así lo explicó en una entrevista concedida a Dinero el presidente de HPE para Colombia, Ricardo Rodríguez, quien considera que hasta unos años  los beneficios de ciertos productos estaban limitados a corporaciones con gran capacidad de inversión y ahora están disponibles para “cualquier emprendedor”.

El propósito de HPE es que las compañías colombianas se inserten a la economía digital, dado que los modelos tradicionales se verán en la obligación de adaptarse a las tendencias para no desaparecer.

Y es que según esa compañía, “la mayoría de las organizaciones han sido construidas con infraestructuras de TI rígidas, inflexibles, que son costosas de mantener y que hacen que sea  difícil, si no imposible, poner en práctica nuevas ideas rápidamente”.

Dicha situación supone un enorme desafío para las organizaciones en materia de modernización, pero también una gran oportunidad para reinventar los procesos y hacerlos mucho más efectivos.

Sobre este punto también se refirió la máxima autoridad de HPE, Meg Withman, al explicar que "los ganadores en el mercado  actual serán aquellos que apliquen el poder de la tecnología para impulsar la economía de las ideas”.

 “Colombia vive un momento de retos y oportunidades en el cual las compañías deben optimizar sus recursos y centrarse en el  adecuado manejo de su infraestructura con soluciones innovadoras, ágiles y acertadas”, complementó Rodríguez.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?