Revista Dinero

Luis Guillermo Vélez Cabrera, superintendente de Sociedades.

| 4/12/2013 7:43:00 AM

Reorganización, ‘salvavidas’ de las empresas

A comienzos de este año, la Comercializadora de Repuestos Yokomotos S.A. decidió ponerse en manos de la Supersociedades y solicitó la admisión del proceso de reorganización.

La reorganización empresarial fue la salida que la Comercializadora de Repuestos Yokomotos S.A. adoptó a principios de este año cuando se enfrentó a la incapacidad inminente de pagos.

La empresa, dedicada a prestar servicios para motocicletas, restauración de autos antiguos, entre otros, tiene deudas por $2.141 millones. Del saldo, $1.654 millones corresponden a obligaciones financieras, a los proveedores le debe $249 millones y en impuestos $116 millones.

La Superintendencia de Sociedades aceptó adelantar el proceso de reorganización luego de constatar que la sociedad está cumpliendo con las obligaciones de comerciante: la matricula mercantil está vigente y lleva la contabilidad regular de sus negocios conforme a las prescripciones legales, además conserva la correspondencia, los soportes contables y demás documentos relacionados con sus actividades.

Actualmente la empresa tiene 13 empleados directos y para su favor, no tiene pasivos pensionales.

La Supersociedades destaca de esta sociedad que se encuentra al día en el pago de
obligaciones por retenciones a favor de autoridades fiscales y municipales; que no ha sido notificada, ni está siendo investigada por actos de competencia desleal y no ha registrado valor alguno en la cuenta revalorización de patrimonio.

La reorganización

Este mecanismo de reorganización empresarial es utilizado por las sociedades que se han dado cuenta que no pueden atender sus obligaciones contractuales, especialmente financieras, y les permite conservar la unidad productiva, así como el empleo.

El proceso, de acuerdo con el organismo de control, no será mayor a 6 meses, tiempo en que los empresarios podrán sentarse con los acreedores y renegociar las acreencias.

Además, permite una cierta protección legal con la cual se pueden evitar embargos y salvar o liquidar la empresa, si es el caso, pero de manera organizada.

Aunque muchos asocian la reorganización con la muerte empresarial, la Supersociedades defiende el mecanismo señalando que podría convertirse en el renacer de las mismas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×