| 10/5/2015 10:30:00 AM

¿En qué quedará Conalvías?

Conalvías solicitó la reorganización empresarial al enfrentarse a una imposibilidad de pagos al sector financiero por más del 10% de los pasivos totales que tienen un vencimiento en 60 días por un valor de $307.597 millones.

Los diversos proyectos que había venido ejecutando últimamente la empresa familiar sumaban  contractualmente $2 billones pero por diferentes razones que van desde litigios y retrasos acumuló  sobrecostos por casi $1 billón adicional.

Conalvías solicitó la reorganización empresarial que fue admitida por la Superintendencia de Sociedades la semana pasada, ante la falta de liquidez de la compañía, para cumplir con obligaciones en el sector financiero con fecha de vencimiento en 60 días.  

De acuerdo con la documentación de la compañía, “la sociedad a la fecha de corte presentada tiene vencidas obligaciones con proveedores y fiscales por valor aproximado de $5.324 millones, con exigibilidad mayor a 90 días de vencidas y $18.776 millones vencidos de 1 a 90 días”.

En la solicitud de reorganización empresarial, la sociedad atribuyó su crisis económica actual a factores como “pérdidas con el sector privado, contingencias con el sector público, márgenes reducidos y contratos de construcción más riesgosos para el constructor”.

Desde el 2012, Conalvías registraba pasivos por $499.548 millones y en julio de 2015, registraron un monto de pasivos de $939.297 millones.

De acuerdo con el superintendente, Francisco Reyes, Conalvías actualmente tiene 3 contratos vigentes con la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI): el primero es una obra construida que implica el mantenimiento de la vía Pereira-La Victoria, en la cual la sociedad ha cumplido con sus responsabilidades; el segundo es la participación en el consorcio de la construcción del tercer tramo de la Ruta del Sol.  En este caso, Conalvías presentó su disposición de cederle su participación a la compañía mayoritaria del consorcio, la italiana Impregilo. En tercer lugar, Conalvías había propuesto como iniciativa privada un tercer carril para la vía Bogotá-Girardot, la cual aún no está adjudicada y está pendiente de recibir ofertas.

El superintendente resaltó que en la agenda del proceso de reorganización de Conalvías, la compañía dispone de dos meses para presentar el proyecto de graduación y calificación de créditos y derechos de voto, para luego, presentarlo a los acreedores y posteriormente negociar con ellos para concluir en un acuerdo.

El Superintendente aseguró que “el proceso de reorganización pretende, a través de un acuerdo, preservar empresas viables y normalizar sus relaciones comerciales y crediticias, mediante su restructuración operacional, administrativa y de sus pasivos”, pues Conalvías es considerado un promotor del crecimiento económico del país a través de su fuerza laboral que actualmente supera los 4.000 empleos directos, y casi en la misma medida indirectos.

Lea también: Lo que faltaba, Conalvías es la caída de un titán de la ingeniería civil
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?