| 10/3/2015 5:00:00 AM

¿Qué puede aprender Colombia de la experiencia mexicana en el caso Uber?

El gremio de taxistas de Ciudad de México se revolucionó a mediados de este año cuando finalmente se legalizaron las operaciones de Uber, una plataforma tecnológica que funciona en más de 15 ciudades de América Latina.

La capital mexicana, que tiene una flota de al menos 130.000 taxis en circulación (transportan 1,6 millones de personas al día), dio vía libre a esta ‘app’ móvil luego de comprobar que “la innovación no debe ser materia de impedimento”.

Así lo explicó en una entrevista concedida a Dinero el encargado de la Comisión Federal de Competencia Económica de ese país (COFECE), Martín Moguel, quien considera que el consumidor debe ser quien elija cuál es el sistema que más le conviene en términos de “precio y calidad”.

Esa entidad fue decisiva para que el Gobierno del Distrito Federal optara por regular esa polémica herramienta tecnológica, que conecta a los conductores independientes con los usuarios que quieren movilizarse, según han explicado los voceros de la compañía a este medio. 

COFECE, una entidad que vela por “la libre competencia y concurrencia”, emitió una opinión técnica el pasado mes de junio en la que afirmaba que las plataformas tecnológicas debían ser aceptadas como “un nuevo producto que genera bienestar social”.

Es por ello que “la regulación debe concentrarse en garantizar objetivos públicos como la seguridad y la protección del usuario, en lugar de enfocarse en limitar la libre competencia”, agrega el documento de COFECE. 

Ciudad de México, al igual que varias urbes colombianas, afronta serios problemas de movilidad y seguridad en el sistema de transporte público. Estos factores provocaron que Uber se populariza en ese segmento de la población que tiene acceso a un teléfono inteligente, internet y una tarjeta de crédito para demandar ese servicio. 

Sobre este tema también opinó el director ejecutivo de CA Technologies, Michael Gregoire, quien aseguró en una columna de opinión que “es difícil detener cualquier tecnología que hace las cosas más fáciles y económicas al cliente”.

Y es que el potencial del mercado de las ´apps’ es incalculable. Muestra de ello es que los desarrolladores de esas soluciones tecnológicas ganaron más dinero que toda la industria de cine en Hollywood durante el 2014, señaló el experto.

“Uber creció porque era muy difícil encontrar taxis en San Francisco. Menos de 10 años después, la compañía ha llegado a 58 países y está valorada en US$50.000 millones”, complementó el alto directivo. 

Finalmente, Gregoire comparó el bloqueó de aplicaciones con las protestas originadas en el siglo XIX por el surgimiento de nuevas soluciones que desafiaban los modelos económicos de la época. “Para los gobiernos inteligentes es el momento de mirar hacia adelante, abrazar la nueva economía y activarla con la seguridad de que tenemos las habilidades para construirla y conducirla”, finalizó.

Colombia avanza a media marcha en la discusión

El ministro de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia (MinTIC), David Luna, ha sido enfático al afirmar que la tecnología avanza a un ritmo superior al de la legislación y por ello es necesario reflexionar en la forma en la que las ‘apps´ son moderadas.  

Sin embargo, su discurso no ha sido interpretado de la misma forma en la esfera política y mucho menos en el gremio de taxistas, que ven amenazado su trabajo por cuenta de esas herramientas.

El acaloramiento ha llegado al punto de la violencia. De hecho, un segmento de los conductores ‘amarillos’ ha sido denunciado por crear bloques de búsqueda con el objetivo de afectar las operaciones de Uber.  

La solución de este conflicto ahora está en manos del vicepresidente colombiano, Germán Vargas Lleras. El diplomático tendrá la responsabilidad de diseñar un decreto que definirá la suerte de Uber, el cual se dará a conocer en los próximos días.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?