| 9/17/2014 9:30:00 AM

Con $2.400 millones pagarán a víctimas de los Nule

Dentro del proceso de liquidación de la sociedad Ponce de León, filial del llamado Grupo Nule se logró la recuperación de más de $2.400 millones.

Dentro del proceso de liquidación de la sociedad Ponce de León, filial del llamado “Grupo Nule” se logró la recuperación de más de 2400 millones de pesos que serán utilizados para pagar la totalidad de las acreencias con trabajadores, seguridad social, fondos de pensiones, con la Dirección de Impuestos y aduanas Nacionales (Dian) y la con Secretaría de Distrital de Hacienda de Bogotá.

Así lo confirmó la Superintendencia de Sociedades durante una audiencia en la que se resaltó que a la fecha se ha cancelado la totalidad de las acreencias con trabajadores, fondos de pensiones y seguridad social que ascendían a 1.126 millones de pesos.

Los más de 1.300 millones de pesos restantes serán utilizados para pagar parcialmente las deudas con la Dirección de Impuestos y aduanas Nacionales (Dian) y la con Secretaría de Hacienda del Distrito Capital.

Los recursos que se distribuirán en próximos días, explicó el superintendente de Sociedades, Luis Guillermo Vélez Cabrera, provienen de la liquidación de los contratos de concesión como patios y grúas que había firmado la sociedad con el Distrito.

La Superintendencia de Sociedades y la liquidación siempre han buscado el aprovechamiento de los recursos existentes y la mejor administración de los mismos con el fin de maximizar el activo disponible en beneficio de los acreedores, agregó Vélez Cabrera.

Por su parte el liquidador de Ponce de Leon, Saúl Sotomonte, recalcó que continuará haciendo una traza y rastreo de los movimientos de la sociedad con el fin de consolidar nuevos activos que sirvan para reparar a los acreedores de una de las empresas del llamado “Grupo Nule”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?