| 4/17/2015 6:00:00 AM

¿Qué pidió el empresariado a los presidentes de las Américas?

El empresariado de la región se enfocó en cuatro aspectos, que a su juicio, serán los necesarios para garantizar un desarrollo social y un crecimiento económico adecuado en la región.

Como preámbulo de la VII Cumbre de las América, se habló de la necesidad de los países de la región de generar más empleo y mejor remunerado. Concluida la reunión de los mandatarios, los directivos de los diferentes países crearon lo que a su juicio debe ser la hoja de ruta para lograr un desarrollo social y económico sostenible.

Se centraron en cuatro aspectos. I) Mejorar la infraestructura y fortalecer el comercio, II) Facilitar recursos financieros para estimular el crecimiento y el desarrollo, III) Estimular la innovación, el espíritu empresarial y desarrollar nuestro capital humano y IV) Maximizar el potencial de los recursos naturales y energéticos de la región.

El primer aspecto incluye la propuesta de crear un centro independiente de supervisión y desarrollo de infraestructura regional, que facilite la participación del sector privado y la creación de asociaciones entre los sectores público y privado para proyectos o iniciativas de infraestructura regional, como el Proyecto Mesoamérica o la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional de América del Sur.

Así mismo, consideraron importante estimular el financiamiento de proyectos de infraestructura mediante el uso de fondos soberanos o de los gobiernos, de los organismos multilaterales e instituciones financieras de desarrollo (IFD) para abordar la ejecución de proyectos y estudios de viabilidad, así como el riesgo de construcción, el riesgo soberano y el riesgo cambiario.

El empresariado mostró su compromiso con el desarrollo de la región y entre sus sugerencias estuvo el hacer de la innovación una cuestión de política económica, comprometiéndose a invertir el 1% del PIB en investigación y desarrollo.

Pidieron también tomar medidas para profundizar y armonizar los mercados de capitales. A su vez, integrar los mercados de menor magnitud, facilitando las inversiones de las entidades públicas, que constituyen algunos de los principales inversores en la regional. También consideraron importante recomendar a los gobiernos emitir bonos soberanos con una variedad de vencimientos para que otros agentes económicos los puedan utilizar como referencia para fijar el precio de sus valores.

Plantearon la necesidad de alinear las experiencias sobre los requisitos de cotización, los de las calificaciones crediticias y los requisitos para acceder a licencias profesionales, siguiendo las normas aceptadas internacionalmente para crear un marco sencillo y transparente para la emisión de valores en el continente. Esto incluiría eliminar las restricciones que inhiben los flujos entre fronteras y armonizar los impuestos asociados con el flujo de capital dentro y fuera de los mercados de inversión en valores, así como incorporar incentivos fiscales para las emisiones en los mercados de capitales.

Los empresarios ven además, la necesidad de incentivar la inversión en recursos naturales mediante la adopción de esquemas de distribución de los ingresos, que aseguren que los gobiernos y las empresas comparten los riesgos y los beneficios de la actividad, equilibrando los aspectos que pueden interferir en el interés de la inversión privada.

Estos son algunos, entre muchos otros, de los aspectos económicos que el empresariado propuso a los presidentes de la región, con miras a que se consolide un bloque regional que vea disminuir sus índices de pobreza y la alta inequidad que prevalecen en la región.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?