| 6/23/2015 5:00:00 AM

¿Qué hay detrás de la operación de compra anunciada por Bimbo?

El nivel de fusiones y adquisiciones empresariales este año está próximo a convertirse en record histórico mundial y superar con creces los US$4,1 billones alcanzados en 2007 antes de la crisis. La operación de Bimbo, al hacer un acuerdo previo de compra de la española Panrico, es la movida más reciente en los negocios hispanos. Es una historia con todos los condimentos.

Panrico pertenece al fondo de capital privado norteamericano Oaktree desde 2013 y en la decisión de venta ha pesado la crisis económica de Europa, en especial de España, así como los cambios que en años recientes se han consolidado en el sector. Mientras el Grupo Bimbo ha gozado de un dinamismo en 22 países, muchos de ellos de América Latina, especialmente en México, país que ha superado el tamaño económico de España.

En 2008 tanto Bimbo como Panrico facturaban en España cerca de 2.000 millones de euros al año, donde Panrico era un referente destacado de la industria. Sin embargo, pronto observaron una caída de más del 40% de sus ingresos. Los problemas económicos no solo disminuyeron el nivel de gastos en consumo de las familias españolas sino que convirtieron a esos años el momento preciso para que las marcas blancas o marcas propias de los comercializadores lograran una panadería de más bajo costo, congelada, a base de plantas más modernas y eficientes para conquistar hasta un 65% del mercado del mercado de panadería.

Para Bimbo, estos años de crisis en España han significado mantener a pérdida un liderazgo del 25% del mercado de panadería, mientras para Panrico, además de perdidas, han significado la huelga más prolongada de España en los últimos 40 años y la inactividad durante 13 meses, entre  2013 y 2014, de una de sus más importantes plantas de producción.

Los líos jurídicos de dicho paro y los despidos que le antecedieron motivaron a Bimbo a lanzar una oferta del fabricante de Donuts. El fin de semana se realizó un acuerdo previo sujeto a la auditoría y resolución de los litigios laborales por lo que no se fijó precio de intención en la compra. El mismo tendrá además que ser aprobado por la autoridad en asuntos de competencia en España en la medida que el acuerdo le daría a la empresa fusionada casi el 50% del mercado de pan de molde. Sin embargo, se dice que la fusión hace sentido para Bimbo en la industria de panadería dulce, donde Panrico con sus marcas Donuts, Donettes y Bollycao posee el 16,5% del mercado español y Bimbo sólo el 4%.

Después de realizada la adquisición solo faltará ver si la recuperación de la economía española se transforman en un motor de crecimiento de Bimbo y en una estrategia de diversificación de sus operaciones de América Latina. Por lo visto en 2015 las fusiones y adquisiciones están nuevamente a la orden del día, especialmente en los países desarrollados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?