| 9/11/2015 5:00:00 AM

Dejar de ser una pequeña o mediana empresa está más lejos que nunca

En línea con las condiciones de la coyuntura económica actual, el desempeño del empresariado colombiano no está en su mejor momento, sobre todo aquellas empresas más vulnerables al ciclo económico.

Las más vulnerables y preocupadas

Pese a que el impacto de la coyuntura económica lo ha observado todo el sector empresarial, las pequeñas y medianas empresas son las más vulnerables al entorno económico, pues tienen menos capacidad financiera para enfrentar los vientos en contra, como por ejemplo los aumentos en sus costos.

Por la revaluación del dólar, los costos de la mayoría de pequeñas y medianas importadoras de materias primas, se han inflado, y en ocasiones la competencia no permite trasladar de inmediato el efecto de tasa de cambio a los consumidores alejando las posibilidades de crecimiento.

Por la incertidumbre actual y la coyuntura que experimenta el país, los gerentes de Pymes están preocupados por el futuro de las pequeñas y medianas empresas de acuerdo a los resultados de la Gran Encuesta Pyme (GEP) de Anif del primer semestre.

La encuesta, realizada a 1.855 empresarios Pyme, evidenció que las empresas de estos tamaños de los sectores industria, comercio y servicios observaron una reducción de las ventas y por lo tanto un bajo desempeño empresarial.
 
Además en  la clasificación por tamaño de empresas del índice Pyme Anif (IPA), el cual sintetiza la información recolectada de la (GEP) y  clasifica el ambiente económico de las empresas como: regular (menores a 54), Bueno (entre54 y 73 puntos) y muy bueno (superiores a 73) se encontró que las empresas pequeñas presentan un mayor impacto en su situación económica, pues alcanzaron un puntaje de 65 puntos, 5 unidades por debajo del registrado en el mismo periodo del año pasado, mientras que las empresas medianas tuvieron una puntuación de 69, ubicándose en un “buen” ambiente de negocios.

A pesar de ser un buen indicador, el de las empresas medianas se encuentra 6 puntos por debajo del registrado en el segundo semestre del año anterior, clasificado como “muy buen” desempeño económico.

El desempeño de los sectores de Pymes

Los tres macro-sectores más representativos de la economía colombiana, tuvieron un desempeño bajo en los primeros 6 meses del año, de acuerdo a lo percibido por los gerentes.

En el sector comercio, el porcentaje de empresarios que aseguraron una mejoría en el desempeño empresarial fue del 45%, lo que representa un punto porcentual inferior al registrado en el año anterior, mientras que en el sector de servicios las respuestas positivas cayeron en mayor medida de 49% en el 2014 a 45% en el primer semestre del año.

A su vez, los empresarios Pymes de los tres sectores, tuvieron menores expectativas de mejorar el desempeño en lo que resta del año. Las perspectivas positivas pasaron del 61% al 45% en el sector industrial, de 62% al 44% en comercio, y en el sector de servicios del 60% al 52%, del primer semestre con respecto al  mismo periodo del año anterior.

De acuerdo con Analdex, las Pymes son más sensibles a los ciclos económicos pues menos del 50% de ellas tienen acceso a productos financieros, entre ellos el crédito.

Lo anterior indica que la incertidumbre con respecto a la evolución de la economía nacional e internacional preocupa a los empresarios del país, y al parecer, este panorama no va a cambiar en el futuro cercano, pues organismos internacionales como la CEPAL confirmaron proyecciones del Producto Interno Bruto (PIB) poco positivas para el resto del año en Colombia.

A su vez, la depreciación del peso frente al dólar genera estragos en la industria nacional pues la mayoría de empresarios, entre ellos los de las pymes, importa parte de las materias primas para sus bienes finales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?