| 10/16/2013 11:30:00 AM

Por no dejar la basura en su lugar

La constructora dispuso de manera ilegal 7.000 toneladas de escombros en un proyecto de construcción contiguo al humedal El Burro.

La constructora Marval, una de las más importantes de Bogotá, se encuentra en serios problemas jurídicos por incumplir la normatividad ambiental vigente sobre disposición de escombros.

La empresa dispuso de manera ilegal 7.000 toneladas de escombros mezclados con llantas, maderas, textiles, plásticos, icopor y envases de pinturas, en uno de sus proyectos de construcción ubicado en la localidad de Kennedy (Avenida 86 No. 8D-01), contiguo a la zona de protección del humedal El Burro.

Por esta razón, la Secretaría de Ambiente le impuso medida preventiva de suspensión de actividades en flagrancia a la constructora, e iniciará el proceso sancionatorio, que podría acarrearle multas de hasta 5 mil salarios mínimos mensuales legales vigentes.

En el proyecto ejecutado por la Urbanizadora Marín Valencia-Marval, se realizó un inadecuado manejo de los residuos de construcción y demolición para la adecuación o nivelación dentro de la obra, incumpliendo la normatividad sobre el manejo, transporte y disposición final de escombros (Decreto 357 del 1997).

Además, no cumplió con los lineamientos técnico-ambientales para las actividades de aprovechamiento y tratamiento de los residuos de construcción y demolición en el Distrito Capital (Resolución 1115 de 2012).

Por este motivo, la Secretaría Distrital de  Ambiente le impuso sellos al proyecto, los cuales solo podrán ser retirados por la entidad una vez que la constructora controle los riesgos ambientales generados por la disposición y utilización de estos residuos para adecuar el terreno donde se está construyendo la sala de ventas. 

Según la Secretaría de Ambiente, la constructora ha sido capacitada por la autoridad ambiental en todos los aspectos relacionados con el manejo ambiental de obras, los lineamientos técnicos y la protección a humedales.

Marval pasó por alto el manejo que se le debe dar al material en el momento de corte de ladrillo, ya que no se realizó la adecuada humectación. Esto genera altas cantidades de partículas en suspensión que afectan la calidad del aire de los residentes del sector”, apuntó Néstor García, Secretario Distrital de Ambiente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?