| 7/23/2013 5:57:00 AM

Programas de vivienda tienen contenta a Argos

Aunque los volúmenes de material comercializado en Colombia están por debajo que los del año pasado, la compañía prevé un mejor segundo semestre.

El volumen de cemento y concreto despachado en el segundo semestre del año se incrementó en 4% respecto al primer semestre, aunque al compararse con el mismo periodo del año anterior, la cantidad fue la misma.

Así lo afirma el vicepresidente financiero de Argos, Carlos Yusti, quien señala que el presente año empezó mal, cuando en el primer trimestre los volúmenes decrecieron en 8%, situación que a junio de este año ha mejorado debido a que la diferencia se redujo a –4%.

“Hay una tendencia que sugiere que en el tercer y cuarto trimestre serán mejores que el primer semestre en términos de volúmenes, registrando un año sin crecimientos o en 2% por encima del año anterior”, augura Yusti.

Sin embargo, en lo que tiene que ver con concreto, el directivo dice que la compañía viene creciendo contra el mismo trimestre del año pasado en 11%, motivado por proyectos de infraestructura que la empresa está atendiendo y, además, el programa de las 100.000 viviendas que promueve el Gobierno.

Sobre el programa de las viviendas, el vicepresidente financiero destaca que los constructores, teniendo en cuenta que les pagan con la entrega final del proyecto, han pedido concreto.

De las 82.000 casas que ya han arrancado construcción, Argos ha suministrado material para el 54%”, asegura Yusti. El panorama es aún mejor, según el directivo, porque vienen los proyectos de viviendas de salario mínimo y, también, el impulso a la adquisición de vivienda vía subsidios a la tasa de interés hipotecaria planteado en el plan PIPE, que son 32.000 unidades más.

Infraestructura

Argos reconoce que está a la espera de la adjudicación de los grandes proyectos de infraestructura que están en curso: siete corredores viales y cinco aeropuertos, “que no son el grueso del plan de infraestructura del gobierno, pero esperamos que se asignen en este segundo semestre”.

Yusti dice que a pesar de todo sigue siendo un ítem que pesa considerablemente. “Actualmente el concreto significa casi el 40% de los despachos para infraestructura, cuando hace tres años el porcentaje era alrededor del 15%”, dice.

Agrega que el panorama es mucho mejor para el segundo semestre del año entrante y el comienzo de 2015, pues están proyectadas las autopistas de la competitividad en Antioquia, entre otras obras importantes como puertos y aeropuertos a lo largo y ancho del país.

“Hay una demora en la asignación, pero obedece a que una vez los contratos sean adjudicados no encontrarse con sorpresas en el camino. El tema de infraestructura viene creciendo, lo que para nosotros es beneficio en el tema de concreto”, dice el directivo.

¿Qué será de los recursos de la emisión de acciones?

De los US$880 millones obtenidos de la emisión de acciones, US$180 millones serán para financiar los proyectos que la compañía está emprendiendo: la ampliación de la producción en el centro del país en Río Claro, Nare y Cairo (US$100 millones); un centro de distribución en la zona franca de Cartagena (US$35 millones) y la instalación de un molino vertical en Harleyville, Carolina del Sur(US$48 millones).

Yusti explica que de esa manera, la capacidad de producción al interior del país aumentará en 900.000 toneladas, la zona franca en Cartagena permitirá atender de manera más eficiente todo el mercado de la Costa Caribe y, finalmente, la instalación del molino en Estados Unidos aumentará la capacidad de producción en 500.000 toneladas.  

El resto de los US$880 millones, es decir US$700, está reservado para adquisiciones que se concentrarían en las zonas estratégicas para Argos, es decir, Centroamérica y el Caribe, y la zona sur-este de Estados Unidos. La compañía está evaluando la mejor oportunidad. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?