| 9/11/2014 5:00:00 AM

El negocio de los conciertos se creció

La industria musical en Colombia ha evolucionado positivamente y se cuenta con una oferta mucho más variada de artistas.

Dinero habló con Juan Camilo Silva, director financiero de T310 y Absent Papa, una de las productoras de conciertos más grandes del país, sobre cómo ha evolucionado la industria musical en Colombia en los últimos años.

T310 y Absent Papa es uno de los compradores del Bogotá Music Market (BOmm), un espacio creado para abrir oportunidades de negocios a los músicos, compositores, productores, agencias, empresarios, marcas, disqueras y editoras, y que además, aprendan sobre las últimas tendencias en la industria de la música.

Por estos días (10 y 11 de septiembre) la Cámara de Comercio de Bogotá realiza la tercera edición del Bomm y a propósito de este evento, diseñado para comprar música, Dinero quiso conocer detalles de cómo se está moviendo el negocio musical en el país de la mano de una de las cuatro productoras de conciertos más grandes: T310 y Absent Papa, la cual hace en promedio unos tres eventos al mes, principalmente de géneros alternativos, que cada vez ganan un mayor especio en la industria musical.

Esta empresa colombiana es reconocida por organizar el Festival Estéreo Picnic, considerado el más importante del país, pues en sus 5 ediciones ha presentado a más de 100 artistas internacionales y nacionales y ha convocado a más de 85.000 espectadores. Según datos de la compañía, el crecimiento en la venta de boletería del Festival Estéreo Picnic de 2012 a 2013 fue de 573% y de 2013 a 2014, de 69%.

“No es fácil hablar de un crecimiento del mercado en general porque hay eventos puntuales que generan una distorsión importante como el de Paul McCartney. No obstante, el crecimiento en venta de boletería de T310+AP de 2012 a 2013 fue de 99,64% en taquilla, es decir recaudo de dinero; y de 110,8% en número de boletas vendidas”, explica Juan Camilo Silva, director financiero de la empresa de entretenimiento.

Según Silva, la industria ha evolucionado positivamente en cuanto a la asistencia y el desarrollo de los géneros, ya que actualmente hay una oferta mucho más variada de artistas. “Hay un desarrollo interesante del mercado, especialmente en los géneros alternativos que siempre han sido más pequeños en Colombia, donde los más fuertes son otros como la salsa y el reggaetón”, asegura.

Con respecto a cómo está la industria musical nacional frente a América Latina, Silva manifiesta que el mercado colombiano todavía es pequeño comparado con los grandes de México y Chile, pero que ha venido creciendo de manera importante y que hay eventos como Estéreo Picnic que están al mismo nivel de festivales como Lollapalooza en Chile, Brasil o Argentina.

“En años recientes ha mejorado mucho la oferta musical y esto viene de la mano del crecimiento y desarrollo del mercado local. Los promotores hemos hecho esfuerzos por desarrollar la escena musical y me refiero puntualmente al Festival Hermoso Ruido, que se realizó a finales de agosto. Este no es necesariamente un evento concebido para dejar utilidad, sino es un esfuerzo por dar a conocer el talento emergente del continente, integrar a Colombia al circuito latinoamericano musical y nutrir ese intercambio musical entre los países”, añade Silva.

¿Esta industria es un buen negocio? Para Silva esto es relativo. “La cuestión es que es un negocio muy riesgoso y depende del poder de convocatoria del artista y, desafortunadamente, es muy difícil saber eso antes de salir a la venta. Así como puedes dar con un artista que genere un negocio muy lucrativo, puede haber uno que salga muy costoso y que no movilice la gente necesaria”.

En cifras

Entre $10.000 y $13.000 millones cuesta hacer el Festival Estéreo Picnic.
La inversión en talento internacional es de aproximadamente $6.500 millones.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.