| 11/4/2014 5:00:00 AM

El reto de las empresas: ahorro en tiempo y costos

Es una realidad que las compañías deben contar con procesos logísticos eficientes para ser más competitivas en el mercado local e internacional. Eduardo Escobedo, experto mexicano, estuvo en Colombia para hablar de uno de los métodos más eficaces en logística.

Con los acuerdos comerciales vigentes, hoy más que antes, urge que los procesos logísticos de las empresas sean eficientes, pues en gran parte su éxito depende de esto y además, ser competitivas se ha vuelto en una necesidad prioritaria.

De acuerdo con el ingeniero Químico de la Universidad Autónoma de Guadalajara y Master en Optimización de Sistemas Productivos de la Universidad Panamericana, Eduardo Escobedo, el costo logístico para una empresa es del orden del 10% al 15%.

Recientemente Escobedo estuvo en Colombia, invitado por la empresa de servicios logísticos Logyca, para dictar un curso sobre uno de los métodos existentes para mejorar los procesos de la cadena de abastecimiento. Se trata de Lean Six Sigma, una ‘filosofía’ –como la llama él- para lograr ahorros en tiempo, una mayor satisfacción de los clientes, y para disminuir costos logísticos.

“El ambiente que yo he percibido en las empresas de Colombia es igual al de las América Latina: hay muchas oportunidades de mejorar en los procesos logísticos A través de la implementación de este sistema Lean Six Sigma se puede obtener una disminución del 5% al 10% en los costos logísticos sobre las ventas”, afirma Escobedo.

¿En qué consiste esta metodología? Está basada en que mediante herramientas, muy sencillas, pero muy lógicas, se localicen desperdicios en los procesos. Los desperdicios se identifican como labores que no agregan valor y los hay de tiempo, de materiales, de personas, y como consecuencia hacen que los procesos sean más largos y más costosos. Según el experto, esta situación pasa en todos los procesos y en todas las empresas, no importa ni el tamaño ni a lo que se dedique.

“La filosofía dice: localiza esos desperdicios en tu proceso y también te provee de herramientas para disminuirlos o eliminarlos. Al acabar con los desperdicios el tiempo es mucho más corto, lo que quiere decir que la entrega va a lograrse en mucho menor tiempo y a su vez, los costos disminuyen visiblemente”, explica el experto.

Ejemplos típicos de desperdicios que representan un alto costo para las empresas son tener inventario de más; transportes innecesarios o con todos aquellos procesos que se hacen dos o tres veces porque no se hicieron bien la primera vez.

“Una empresa que no tiene implementados procesos logísticos eficientes y con un elevado nivel de desperdicios puede perder en tiempos un 40% o un 50%. Hay otras compañías que el 20% o 30% de sus actividades pueden ser desperdicios. Algunos se pueden reducir o eliminar y otros no porque son actividades que necesariamente se deben hacer, pero que, de cualquier forma, se debe buscar su reducción”, puntualiza el ingeniero.

La metodología Lean Six Sigma está basada en principios nacidos en Japón, en la fabricante de vehículos Toyota en el año 1958 y llegó a Occidente en los años 80. Empezó implementándose en procesos manufactura, pero más adelante fue replicándose en cualquier tipo de proceso: servicio, logístico, manufactura, incluso se utiliza en la construcción y en los procesos de administración.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?