| 2/5/2015 9:00:00 AM

Corrupción en Petrobras cobra primeros puestos

La presidenta de Petrobras, Graça Foster, y gran parte del directorio de la petrolera renunciaron empujados por los coletazos de un escándalo de corrupción que azota a la estatal y que tiene además ramificaciones políticas.

Petrobras informó en una nota al mercado "que su Consejo de Administración se reunirá el próximo viernes para elegir al nuevo directorio".

La confirmación oficial de las renuncias llegó tras la jornada del martes, que estuvo plagada de rumores y versiones de prensa que dispararon las acciones de Petrobras a más de 14% en la bolsa de Sao Paulo. Este miércoles cerraron con un alza muy moderada.

La mandataria brasileña Dilma Rousseff, que asumió su segundo gobierno el 1 de enero, se resistió por meses a la salida de Foster y de los cinco directores, pero terminó por aceptarla ante la irrecuperable confianza del mercado y presiones políticas, según analistas y la prensa local.

La mayor empresa pública de Brasil está sumergida en un escándalo de corrupción sin precedentes, por el que la justicia investiga una red ilegal de sobornos entre Petrobras y empresas constructoras que habría actuado durante una década y movió unos 4.000 millones de dólares.

Rousseff fue presidenta del Consejo de Administración de Petrobras entre 2003 y 2010, período en el que la red de corrupción estaba en su auge, según se ha establecido durante la investigación del caso.

El factor político
El expresidente del Banco Central Henrique Meirelles es uno de los principales candidatos a ocupar la presidencia de Petrobras, de acuerdo a versiones de prensa, aunque está en el aire la pregunta de quién estará dispuesto a asumir el liderazgo de una empresa en graves problemas.

Sólo dos de los titulares de las ocho directorías de la estatal -el de la recién creada división de Gobernanza, Riesgo y Conformidad, Joao Adalberto Elek (nombrado hace dos semanas para prevenir la corrupción) y el de Servicios, José Eduardo Dutra, de baja médica, no figuran en la lista de ejecutivos renunciantes.

Aunque durante el día la estatal no había difundido los nombres de los directores renunciantes, al filo de la media noche Petrobras hizo público un listado oficial.

Foster, que ya había puesto su cargo a disposición varias veces, dijo en diciembre que seguiría al frente de la mayor empresa del país mientras contara con la "confianza" de Rousseff, su amiga por más de 15 años. Foster es partidaria del oficialista Partido de los Trabajadores de Rousseff (PT, izquierda) pero es funcionaria de carrera en la estatal, donde ingresó en 1978 como pasante.

La oposición -que promueve investigaciones sobre el caso en el Congreso y quiere llegar hasta la misma Rousseff- pedía la salida de Foster al considerarla una suerte de "escudo" para el sistema político. "La caída de Graça Foster era inevitable. La presidenta de la República creía que manteniéndola al frente de Petrobras estaría blindada de las irresponsabilidades y desvíos en la compañía", criticó Aecio Neves, líder del partido opositor PSDB.

La oposición afirma que el gobierno se ha "tomado" Petrobras designando a políticos en sus puestos de mando. Es una crítica compartida también por analistas.

Hasta ahora fueron procesados 39 ejecutivos de la estatal y de las constructoras involucradas en el escándalo. Delatores en el caso han asegurado a la justicia que es "común" el pago de sobornos en esta compañía estatal de capital abierto, que cotiza también en Nueva York, según se ha filtrado a la prensa. Se espera que políticos, varios del PT y sus aliados, sean investigados por la justicia, aunque por ahora no hay acusación formal contra ellos. Petrobras lleva asimismo una investigación interna sobre el caso.

Foster no ha sido acusada de irregularidades en sus tres años de gestión, aunque una exgerente de la empresa reveló en diciembre que hace años informó sobre la trama de sobornos a Foster, cuando aún no era presidenta. "No creemos que esté envuelta en la trama de corrupción, pero claramente no reaccionó con firmeza", dijo a la AFP Alex Agostini, economista jefe de la calificadora de riesgo Austin Rating en Sao Paulo.

Expectativa
El mercado ahora está a la expectativa de quién integrará el nuevo directorio.

Las acciones registraron alzas moderadas al cierre del miércoles (de 0,2% las preferenciales y 1,12% las ordinarias), lejos de la vertiginosa subida del martes.

La empresa perdió la semana pasada casi 9.000 millones de dólares de valor bursátil y tuvo recortada su nota crediticia dos veces a causa de la publicación del balance del 3T de 2014, que no contempló las pérdidas contables por el caso de corrupción.

Con la espectacular alza del martes recuperó su valor de mercado a 128.880 millones de reales (USD 49.570 millones). La salida de Foster se selló después de que el miércoles de la semana pasada la compañía publicara sus resultados del tercer trimestre sin el aval de una auditoría internacional ni considerar los perjuicios contables por el escándalo. Según este balance, Petrobras determinó un sobrecosto de 88.600 millones de reales (USD 34.000 millones) en parte de sus activos, pero no precisó cuánto de este monto corresponde a pérdidas por corrupción.

Según la prensa local, esa imprecisión terminó de hacer cuajar la salida de Foster de la petrolera, que debe ahora entregar en marzo su balance anual auditado para evitar entrar en default.


Afp/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?