| 8/21/2014 6:40:00 AM

Arroceros de los Llanos también están sedientos

La disponibilidad de agua es uno de los ejes centrales sobre los cuales la Cámara Induarroz de la Andi quiere llamar la atención del Gobierno Nacional. En momentos de sequía, ¿obtendrá la industria lo que desea?

“Hace 30 años que no se construye un distrito de riego en los Llanos Orientales. El gobierno le ha dado prioridad a otros temas, pero esto podría beneficiar no solo arroz, sino a muchos otros cultivos y es un tema urgente”, le dijo a Dinero.com Jeffrey Fajardo, director ejecutivo de la Cámara Induarroz de la Andi.

Del total de cultivos de arroz en el país, el 45% se encuentra en los departamentos del Tolima y el Huila; y otro 45% en los Llanos Orientales, región que justamente ejemplifica uno de los principales problemas del sector arrocero.

Todo radica en el método utilizado en esta zona del país para los cultivos, el cual se denomina secano y consiste en que el desarrollo de los granos depende de las lluvias, lo que hace que productividad del cultivo sea menor. Además cuando llueve, bajan los niveles de luminosidad y la luz es otro de los factores clave para el desarrollo óptimo de las plantas.

El hecho de que en los Llanos Orientales se produzca a partir del método secano hace que toda la producción de esta región se concentre en el segundo semestre del año, ya que durante el primero se hace la siembra.

Por el contrario, en las zonas donde existe sistema de riego, se puede producir arroz hasta dos veces al año y no se depende del ciclo de las lluvias. “La no disponibilidad de distritos de riego o de reservorios de agua en la zona de los Llanos hace que se concentre la producción en ese segundo semestre y que los agricultores vivan unos altísimos niveles de incertidumbre a causa de las sequías”, explica Fajardo.

Ante este panorama, los representantes de los diferentes eslabones de la cadena arrocera coinciden en que un eje de acción prioritario, por parte del gobierno nacional, debe ser realizar las inversiones necesarias para la construcción de distritos de riego, los cuales no se hacen desde hace 30 años en el país, y que esto se combine con la creación de reservorios de agua, especialmente en los llanos orientales.

“De esta manera se rompería el ciclo que concentra la producción en el segundo semestre y se lograría que los agricultores tuvieran más control sobre sus cosechas”, agrega el directivo.

Según Fajardo, para un distrito de riego se estima que se requieren más o menos unos $500.000 millones, sin embargo, afirma que mucho más que distritos, lo que se necesita en los Llanos son reservorios de agua.

“Estimamos que la construcción de reservorios de agua sería el mejor camino, pero este es un tema que no ha sido suficientemente estudiado y el llamado que hemos hecho desde Induarroz es que se hagan investigaciones rigurosas para conocer qué es lo más adecuado, y ese es uno de los primeros pasos que hay que dar”, agrega el directivo.

La disponibilidad del recurso hídrico es solo el primero de los ejes centrales definidos por Induarroz para que desde el gobierno se impulse el sector. Hay otros frentes importantes como la mejora integral en la competitividad y una política comercial con reglas de juego claras.

Mientras no se resuelvan estos asuntos, el escenario para la industria arrocera seguirá siendo el mismo: un país deficitario en arroz que consume alrededor 2.500.000 toneladas y produce un poco menos de 2 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?