| 7/8/2014 7:30:00 AM

Colombia está quedada en consumo responsable

Vender camisetas no tiene nada de novedoso, pero sembrar 10 árboles por cada una que se venda, sí. Esta es solo uno de las iniciativas mundiales que le apuntan al consumo responsable.

Ten Tree es el nombre de una compañía canadiense que vende ropa y que un día decidió hacer su negocio de una manera más responsable con el medio ambiente. Más que vender camisetas, el objetivo de la compañía es sembrar árboles.

Este es un claro y sencillo ejemplo que invita al consumo responsable, pues ¿qué mejor manera de conseguir clientes que venderles un producto elaborado de manera sostenible y que además, su compra tenga un enorme impacto sobre el planeta?

A la fecha esta idea ha plantado 1.847.980 árboles, principalmente en Madagascar y Etiopía, zonas del mundo que más necesitan recomponer sus bosques.

Otra compañía que tiene como gancho sembrar árboles a cambio de la compra de sus productos es la francesa Faguo Store. Esta ofrece plantar una especie por cada prenda y ya suma 265.763 árboles plantados.

¿Cuándo veremos en Colombia casos como estos? Han pasado ya cuatro años desde que el gobierno nacional dio un primer paso y aprobó la Política de Nacional de Producción y Consumo Sostenible, orientada a cambiar los patrones insostenibles en la producción y consumo con el fin de contribuir a reducir la contaminación, conservar los recursos, favorecer la integridad ambiental de los bienes y servicios y estimular el uso sostenible de la biodiversidad, como fuentes de competitividad empresarial y de calidad de vida.

Sin embargo, es poco lo que se ha hecho realmente en el tema de consumo responsable. “Lo que se está haciendo en el país son actividades muy aisladas, y no hay una verdadera coherencia para el consumo responsable, hay un vacío gigantesco por lo menos en las grandes superficies. De hecho en algún momento estuvimos evaluando el papel de las grandes cadenas de supermercados en el país y su compromiso con el tema responsable es nulo”, afirma César Augusto Ruiz Agudelo, gerente socioeconómico de Conservación Internacional y profesor de cátedra de la Facultad de Administración de la Universidad de Los Andes.

El consumo responsable es una manera de incentivar a alguien para que adquiera algo que se produjo de manera sostenible y que va a tener un impacto ambiental o social. “Hay muchas empresas que están adoptando la producción responsable como parte real de la lógica de su negocio y no simplemente como una coyuntura o un tema de publicidad como se estaba haciendo antes. El problema es que las compañías no lo comunican”, agrega.

Además de la Política Nacional y del interés de algunos empresarios, cada día hay más presiones de las organizaciones civiles y no gubernamentales para que se produzcan mejores productos y servicios.
El potencial del país en esta materia es enorme, algunas empresas se han interesado en promover un consumo responsable, pero el tema está en una fase muy temprana y hay mucho por hacer. Se destacan ejemplos como Clorox de Colombia que trabaja en producción limpia y en generar etiquetas que puedan hablarles a los consumidores sobre productos limpios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?