| 12/1/2016 12:01:00 AM

Cables de fibra óptica producidos en el Valle del Cauca conquistan América

El municipio de Palmira (Valle del Cauca) es sede de la planta de producción de cables de fibra óptica de la multinacional japonesa Furukawa, la cual registró un crecimiento del 35% en lo corrido de este año.

La planta, situada en la Zona Franca del Pacífico, registró un positivo balance en su primer año de funcionamiento, según lo explicó en una entrevista concedida a Dinero el gerente comercial de Furukawa para la región andina, Javier Bedoya.

El directivo destacó que Colombia, y en especial el Valle del Cauca, fue escogido como sede de la planta de la multinacional debido a su privilegiada posición geográfica y el despliegue de proyectos que demandan fibra en la región. 

Vale la pena señalar que la firma Furukawa se convirtió en el primer fabricante local de fibra y cordones ópticos, un mercado que hoy toma protagonismo en la industria de telecomunicaciones en toda la región.

Y es que gracias a la planta de producción de Palmira se redujeron los tiempos de entrega del producto, que antes llegaba de Estados Unidos y Europa en un lapso de entre 60 a 210 días. Ahora, la entrega se realiza en un tiempo récord de hasta 45 días. 

“Esta planta no tiene nada que envidiarle a las demás de Furukawa o de otros competidores en Japón o Estados Unidos, tenemos lo último en tecnología", complementó Javier Bedoya.

Lea también: Valle ve nacer un nuevo y poderoso negocio agrícola

El Grupo Furukawa, fundado en 1884 en Japón, actualmente exporta los productos de su planta del Valle del Cauca a mercados como Estados Unidos, México, Ecuador, Perú y Centro América y el Caribe.

La megafábrica, que está ubicada en un terreno de 6.000 metros cuadrados, fue construida con una inversión de más de US$5 millones con el objetivo de fortalecer la presencia de la marca en la región.  

Lea también: Tecnología aplicada a la productividad del campo colombiano

La meta inicial era producir 10.000 kilómetros de fibra para abastecer el mercado colombiano y exportar. Sin embargo, esta cifra fue superada hasta alcanzar más de 30.000 kilómetros de fibra óptica mensuales de producción.

“Esto básicamente hizo que estuviéramos trabajando a tres turnos desde el primer año y en lo corrido del 2016 lo hemos mantenido en el mismo rumbo”, declaró el directivo. 

Javier Bedoya destaca que en el 2015 las ventas de la planta superaron los US$16 millones gracias, en parte, al desarrollo del sector telecomunicaciones, bancario y gobierno.

Además, subraya que la planta de producción ha registrado un crecimiento del 35% (2015 contra 2016) y actualmente tiene la capacidad de abastecer el 40% de la demanda del mercado colombiano que es de unos 75.000 kilómetros de fibra óptica mensuales. 

El directivo manifiesta que el recurso humano ha sido fundamental para alcanzar los logros de este ambicioso proyecto. En este punto señaló que la planta inició con 18 empleados y en la actualidad cuenta con una nómina compuesta por 100 empleados.

La meta de la compañía japonesa a mediano plazo es lograr trabajar con la mayor cantidad de insumos de fabricación nacional, dado que muchos de los materiales que se necesitan para elaborar la fibra óptica hoy se importan. 

Lea también: Industria colombiana creció 6,1% en el primer semestre

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?