| 3/5/2015 8:00:00 AM

Petróleo todavía no asusta a los más grandes

La caída de los precios del crudo aún no ha hecho mella en los planes que tiene a futuro la naviera más grande del mundo en Colombia.

La multinacional danesa Maersk sigue confiando en el potencial que tiene el país en dos frentes: hidrocarburos y comercio exterior. “Puede que el precio del petróleo no se quede bajo”, le dijo a Dinero el CEO de Maersk Drilling, Claus Hemmingsen, quien hizo su visita habitual a Colombia.

La apertura a comienzos de enero en Colombia de SeaLand, una nueva unidad de transporte para las Américas; y los planes en el negocio de producción petrolera offshore son prueba de que empresa Maersk seguirá echando raíces en el país.

“A largo plazo Colombia es un mercado importante por el crecimiento económico que muestra, por su ubicación geográfica y por las alianzas y tratados de libre comercio que están entrando en vigencia”, afirmó Hemmingsen.

De acuerdo con el directivo, quien además hace parte de la Junta Directiva del Grupo Maersk -conglomerado mundial que opera en aproximadamente en 130 países- en Colombia el desarrollo de la perforación offshore está hasta ahora en una fase incipiente, por lo que hay buenas oportunidades de desarrollar negocios en el sector de hidrocarburos. “Nuestro interés es seguir muy de cerca el desarrollo de estas oportunidades, pues creemos que las reservas offshore de Colombia son algo muy importante para el futuro”, agregó.

No obstante, Hemmingsen reconoció que como cualquier otra industria que preste servicios relacionados con los hidrocarburos, Maersk Drilling está siendo afectada por los bajos precios del petróleo. “Desde 2013 ya estábamos viendo que la rentabilidad de las compañías petroleras se estaban afectando por los altos costos de la industria y desde que empezó la caída en los precios del petróleo a mediados del 2014 esta situación se agravó”, puntualizó.

Hemmingsen explica que ante la presión que pone este nuevo contexto a los costos en general de la industria, Maersk Drilling trabaja en desarrollar una operación más productiva para seguir siendo rentables en la prestación de estos servicios en plataformas offshore, por lo que se ha trazado como meta para 2016 reducir su base de costos generales un 10% por ciento anual.

En 2014 fue un año récord para el Grupo Maersk reportó ingresos por US$47.600 millones y utilidades por US$5.200 millones, valor que incluye un cambio en su portafolio por la venta de algunas holdings. Al restar lo que recibieron por esas ventas, las ganancias alcanzan los US$4.100 millones; y para 2015, calculan mantener esos niveles. “Les hemos dicho a los mercados que esperamos ganancias de US$4.000 millones este año, monto, en parte, ajustado a la caída del precio del petróleo”, indicó Claus Hemmingsen.

Apuesta por el comercio exterior

Impulsados por la dinámica de comercio exterior, los acuerdos comerciales y tratados de libre comercio, y la Alianza del Pacífico, el Grupo Maersk creó SeaLand una empresa dedicada especialmente al transporte marítimo en las Américas para atender la creciente demanda de la región.

“La idea es proveer a los clientes de la región de sectores como retailers una solución estructurada alrededor de sus necesidades particulares de comercio de norte-sur, y darles mayor atención”, señaló Hemmingsen.

En 2014 SeaLand movió cerca de 460.000 TEUs (Twenty-foot Equivalent Units), unidad de medida del transporte de carga-; y en Colombia, trasladó cerca de 109.000 TEUs, lo que representa 23,7% del volumen total.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?