| 8/7/2014 7:00:00 AM

El Cerrejón implementa plan contra la sequía

Desde cuando fue decretada la calamidad pública en Uribia, Alta Guajira, El Cerrejón ha sumado esfuerzos encaminados a mitigar esta situación en el departamento.

A partir de abril, la empresa ha distribuido mensualmente más de 500.000 litros de agua potable para atender las necesidades de 89 comunidades wayuu de seis municipios: Uribia, Maicao, Albania, Manaure, Barrancas y Hatonuevo.  Para estas dos últimas comunidades, se estaba prestando el servicio de carrotanque desde marzo.

Con más de 2.000.000 de litros de agua entregados desde abril de 2014, la reparación de 27 molinos y 5 jagüeyes, y un trabajo de gestión eficiente de este recurso ha contribuido la empresa

En lo corrido de 2014, a través de la Fundación Cerrejón para el Agua en La Guajira, se han reparado 27 molinos de viento que benefician a 3.349 personas y suman una capacidad máxima de producción de  2,3 millones de litros diarios.

Así mismo ha conformado internamente un equipo multidisciplinario, liderado por su Presidente, con recursos técnicos, financieros y humanos dispuestos a apoyar la tarea que está siendo liderada por la Unidad de Gestión del Riesgo en La Guajira.

También ha destinado un equipo técnico de alrededor de 15 personas con dedicación exclusiva para respaldar la implementación de las acciones del Plan de Emergencia, construido por la Gobernación y la Unidad de Gestión del Riesgo, y que, en definitiva, busca que las comunidades tengan acceso al agua.

“Estamos convencidos de la necesidad de construir un frente de trabajo común entre el sector público, privado, organizaciones sociales y la ciudadanía, para plantear y ejecutar soluciones que permitan el acceso al agua para las comunidades y las actividades agrícolas y pecuarias”, señaló Roberto Junguito, presidente de Cerrejón.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?