| 10/8/2013 5:00:00 PM

Salen hasta de la gente

La petrolera OGX del empresario brasileño Eike Batista, en default al no pagar en plazo una millonaria deuda con acreedores, despidió a 20% de sus 300 empleados.

Consultada por la AFP, la asesoría de prensa de la compañía entregó una breve declaración en la que señala que "OGX está conduciendo un proceso de reestructuración financiera".

Ese proceso "pasa por la negociación con acreedores, optimización de portafolios y costos, además de algunos ajustes en su cuadro de colaboradores", añadió.

La compañía no dio más detalles.

OGX, parte del grupo de minería y energía EBX de Batista, entró en default la semana pasada al anunciar que no pagaría en plazo intereses por 45 millones de dólares a sus acreedores. Desde entonces cuenta con 30 días de plazo para intentar negociar con ellos la reestructuración de la deuda antes de que se declare el vencimiento anticipado de todo el pasivo, que expira en 2022, por 1.060 millones de dólares.

Según la prensa, OGX tiene una deuda de 3.600 millones de dólares sólo en títulos internacionales. Si las negociaciones con los acreedores fracasan, el mercado prevé que OGX se acoja a la legislación que habilita la protección judicial para evitar la bancarrota. OGX, fundada en 2007 y considerada durante años la estrella del grupo, llegó a este nivel crítico tras varias desilusiones con el nivel de producción de petróleo prometido.

La compañía ha reducido sus estimaciones de producción e incluso ha dicho que podría dejar de producir petróleo en uno de sus campos.

Según la consultora Economática, OGX tenía un valor de 14.173 millones de dólares al cierre de 2012, contra 1.294 millones a principios de septiembre. Es la compañía que ha perdido más valor del grupo.


Afp/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?