Dinero.com Revista Dinero

Anif señala que hacia el futuro, Procafecol debe sopesarse bien la estrategia de expandirse ahora hacia el Medio Oriente y Asia.

| 8/17/2013 9:00:00 AM

¿Pasó la tormenta para Procafecol?

La firma que posee y maneja las Tiendas Juan Valdez está arrojando resultados financieros positivos luego de años de pérdidas. ¿Cambio de estrategia?

Por primera vez desde su nacimiento en 2002 las tiendas Juan Valdez mostraron utilidades de $1.370 millones a diciembre de 2012 y este año en el primer semestre suman $1.921 millones, superando así las de todo el año pasado.

Un análisis de Anif, señala que el mejor desempeño ha sido el fruto de un cambio en su estrategia comercial, ‘aunque algo tardío’, de acuerdo con la entidad. Actualmente la compañía privilegia el esquema de franquicias y ha corregido algunas sobre-expansiones en Estados Unidos y Europa, agravadas por la prolongada crisis internacional del período 2007-2013.

Los buenos resultados son también buenas noticias para el Fondo Nacional del Café (FoNC), debido a que le representaron regalías por $6.400 millones en 2012. Se estima entonces que las pérdidas del FoNC bordearon los $2.700 millones al cierre de 2012.

Sin embargo, no todo acaba ahí, existen dos importantes desafíos, según el análisis de Anif: el primero, se refiere a la forma en que debe consolidarse la actual estrategia de mercadeo. Frente a esto, Anif había señalado, que Procafecol debía replegar sus velas, buscando optimizar la inversión, y darle un giro a la errada estrategia de Uribe I-II (crecer, crecer y crecer).

Advierte que se debe evaluar con sumo cuidado la estrategia que ahora se ventila sobre la idea de expandirse hacia Medio Oriente y Asia. Si bien es cierto que dichos mercados son centros importantes de consumo de café algunos estrategas han señalado el riesgo de moverse hacia allá, donde el cultivo a gran escala de té (principalmente en India, Sri Lanka y Kenia) vienen convirtiéndolo en un producto atractivo para el mercado. En efecto, el consumo de té se ha ido expandiendo rápidamente en esas zonas del Medio Oriente, Asia y África. Una razón de ello tiene que ver con los menores costos de preparación del té: sólo requiere 2 gramos por tasa frente a los 10 gramos que necesita una de café; y la libra de té cuesta menos que, por ejemplo, la de suaves colombianos (US$1.2 vs. US$1.5).

El segundo elemento que le preocupa a Anif, desde el punto de vista corporativo, es cuál debe ser el manejo del crecimiento de esta entidad. Como se recordará, en el pasado Procafecol se apoyó en la emisión de dos millones de acciones preferenciales, por un valor cercano a los $20.000 millones. El propósito central era obtener recursos para financiar sus planes de expansión y darles la oportunidad a los cafeteros que voluntariamente quisieran co-participar como accionistas de esta actividad cafetera.

La intención de volver a cotizar en bolsa traería beneficios financieros, pero para Anif debe realizarse bajo el amparo del futuro segundo mercado ya que representaría ventajas, tales como: i) lograr estándares más flexibles para la revelación de información financiera y tributaria; y ii) menores costos de emisión.

En síntesis, los favorables resultados financieros de Procafecol llegan como un buen bálsamo en momentos de afugias en los mercados locales e internacionales del café. Éste es el premio al viraje en su estrategia comercial, evitando las sobre-expansiones en mercados maduros y costosos, como los de Estados Unidos y Europa, y prefiriendo el esquema de franquicias, que ha probado ser muy exitoso en las cadenas de comida preparada.

Hacia el futuro debe sopesarse bien la estrategia de expandirse ahora hacia el Medio Oriente y Asia, al tiempo que localmente se explora la forma y el momento de salir a listarse en la bolsa de Colombia.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×