| 4/5/2014 11:00:00 AM

Un negocio a punta de juegos

Los parques de diversiones de formato bajo techo siguen su crecimiento, aprovechando la apertura de nuevos centros comerciales en el país.

Los centros de entretenimiento familiar se convirtieron en un foco de negocios importante gracias al aumento de los centros comerciales, no solo en Bogotá sino en todo el país.

Es el caso de Playland, que empezó en Salitre Plaza hace 17 años casi como un local ancla debido al tamaño –entre 1.600 y 2.600 metros cuadrados-, y para 2014 planean terminar con cinco, pues adelantan el proceso de instalación en un nuevo centro comercial de Cartagena e igualmente otro en Cúcuta.

La directora de Mercadeo de Playland, Diana Bustos, le reveló a Dinero.com que mensualmente reciben cerca de 1.150 niños y 960 adultos en cada parque, quienes son atendidos por 180 empleados directos que permiten la operación de todos los parques.
 
Expone que cada uno de los establecimientos, incluyendo los juegos mecánicos, videojuegos, luces y demás elementos que componen el parque, requieren de 2 a 3 millones de dólares dependiendo del área.

Con esa infraestructura, Diana Bustos señaló que el año pasado el negocio de Playland tuvo un crecimiento en ventas que superó el 8%, al compararse con 2012.

Además, en temas de seguridad y mantenimiento asegura que “atendemos todos los protocolos y  nuestros procesos están certificados por el Icontec según la norma ISO 9001 versión 2008”.

La importancia del juego
 
Durante varias décadas se ha demostrado que el juego en niños pequeños es vital para su desarrollo. Por 30 años por ejemplo la pedagogía Waldorf, ha trabajado con niños pequeños, familias y maestros y ha comprobado que “el juego creativo es una actividad central en las vidas de los niños sanos”.

Según Kathy Hirsh- Pasek, Codirectora del Infant Laboratory of Psychology y Profesora de la Universidad de Temple, en un Simposio sobre Educación Temprana organizado en la Universidad de Chile, explicó que la diferencia entre una educación con o sin apoyo en el juego radica en que “el niño se vea como un recipiente vacío en el que se colocan fechas y números con tiempos de estudio separados de asignaturas, a verse como un explorador activo de entorno ávido de interactuar con él”. Y es que, como lo menciona Ashley Montagu, antropólogo británico-americano, “la habilidad de jugar es uno de los criterios principales de salud mental”.

Hoy en día el juego está desapareciendo en la vida de los niños.  Joan Almon, en su texto “El papel vital del juego en la educación de la niñez temprana”, declara 2 razones básicas por las cuales el niño ha separado dentro de su cotidianidad el juego. 

La primera de ellas, es la dependencia de la tecnología pasando el tiempo con sus padres viendo tv, jugando con sus celulares y tablets, viendo películas, entre otras actividades similares. La segunda, es la forma de enseñanza en los diferentes centros educativos, priorizando la alfabetización desde pequeños, dejándoles una exagerada cantidad de tareas a tan temprana edad en vez de priorizar el juego entre ellos y sus padres, como también con sus compañeros de colegio.
 
En el mismo texto, el Dr. Alvin Rosefeld, un renombrado psiquiatra infantil y del adolescente, argumenta que la posible desaparición del juego en los niños radica en los tejidos familiares que hoy en día se practican.

Por ejemplo, las conversaciones entre padres e hijos en casa han disminuido, como también las cenas familiares, vacaciones y por tanto la cercanía entre ellos se ha disipado. Él argumenta que hoy en día es casi imposible que el niño sueñe o imagine, consecuencia de la ausencia del juego por la dependencia tecnológica y distancia cada vez más frecuente en el núcleo familiar.
 
Joan Almon, declara que esta situación es bastante preocupante, presentando consecuencias graves en los niños con ausencia del juego y, abandono del vínculo familiar entre padres e hijos a edad temprana. Entre estas se encuentran: aumento de enfermedades que comienzan en la niñez y dificultades en la manera que los niños socializan y se comunican entre sí, incluyendo una mayor agresividad en las relaciones sociales.

Kathy Hirsh- Pasek, afirma por su parte, que la cantidad de tiempo que los niños pasan jugando con sus padres es proporcional al vocabulario que manejan a los cinco años, por lo que los niños más sanos son aquellos que se desarrollan en ambientes lúdicos a través del juego, ya que éste es caracterizado por causar placer incitando a una participación activa desarrollando la imaginación.

Dentro de las estadísticas que Kathy Hirsh- Pasek presenta son situadas en los E.U.: “En 1981 por ejemplo, los niños norteamericanos usaban el 40% de su tiempo para jugar, mientras que en 1997 el New York Timesinformó que la cifra bajó al 25%. Así mismo, el tiempo dedicado en las escuelas, para niños de 4 a 5 años ha bajado del 41% del tiempo de clase, en 1998, al 9% en 2002”.

En cuanto al tema de la tecnología Kathy Hirsh- Pasek afirma, que los libros electrónicos permiten una menor interacción entre padre-hijo y los niños prefieren todavía los libros tradicionales porque sienten que  sus padres son instruidos mecánicamente.

En Colombia los parques Playland trajeron a Bogotá Playland Soft y Playland Kids, atracciones bajo el concepto único de fortalecer el vínculo entre padre e hijo a edad temprana e incitar el juego tradicional, eliminando la tecnología sugiriendo no entrar con celulares a las atracciones.

Playland Soft es una atracción ubicada en el Centro Comercial Salitre Plaza en Bogotà compuesta por un espacio de 140 mts2, que obliga a que niños de 6 meses a 7 años (1.20 de estatura) ingresen con sus padres, y pasen una hora de tiempo jugando con ellos con una palmera giratoria con cocos, una piscina de pelotas con tres rodaderos, una zona de globos flotantes, un tornillo giratorio, entre otros juegos haciendo que el padre, se convierta de nuevo en niño jugando con su hijo de forma tradicional, e incitando al niño al juego a temprana edad.
 
Por su parte Playland Kids, se encuentra ubicada en el Centro Comercial Titán Plaza de también en Bogotá.. En este parque se encuentra por ejemplo un Hospital donde pueden ser enfermeros o médicos, una Estación de Bomberos con sus vestuarios y utensilios. Adicionalmente una Peluquería, unSupermercado, una Librería, un Teatro y hasta un Teléfono Público, en donde pueden compartir con los padres y tener diferentes roles con los que pueden aprender jugando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?