| 12/4/2013 12:00:00 AM

Las Páginas Amarillas que no se escribieron

La ETB señala como desleal la publicidad y el contenido de la Guía Telefónica Azul de Carvajal Información. La Superintendencia de Industria tomó medidas, pero el pleito hasta ahora comienza.

Hace una década en Bogotá no existía una casa en la que no hubiera un directorio telefónico, las tradicionales “Páginas Amarillas”, sin embargo el crecimiento de Internet y la poderosa base de datos de Google, fue haciendo que el negocio perdiera vigencia y que el directorio pasara a un segundo plano. Pero se ha preguntado usted ¿por qué no le volvió a llegar el directorio telefónico de las Páginas Amarillas a su casa?

La relación comercial entre la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, ETB, dueña de las Páginas Amarillas, y Carvajal Información S.A.S, nació el 15 de marzo de 2002 con la suscripción de un contrato denominado “contrato de colaboración empresarial” con el objetico de pactar condiciones económicas, operativas y jurídicas para la comercialización y distribución del Directorio Telefónico del Distrito Capital de Bogotá.

Según la ETB el producto inicial estaba compuesto por dos secciones. La primera de ellas la denominada “Páginas Blancas” la cual contenía información de los suscriptores y usuarios del servicio de Telefonía Pública Básica Conmutada Local, atendida por ETB dado que era parte de la base de datos plana que la empresa le entregó a Carvajal como parte del contrato firmado por las partes.

Una segunda sección era la conocida tradicionalmente como “Páginas Amarillas” la cual estaba compuesta por clientes y usuarios de la ETB de la cual se obtuvo otra base de datos plana, pero enriquecida con categorías, atributos y servicios del cliente, los cuales también eran propiedad de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, y al igual que la base de datos de páginas blancas, le fue entregada a Carvajal Información.

Cuenta ETB que en febrero de 2007 las partes ampliaron por cuatro años la duración del contrato, hasta el 31 de diciembre de 2012. Tras dicha modificación Carvajal asumió el costo de la sección de páginas blancas dado que no requería ser impresa, y se comprometió a entregarlo de forma gratuita a clientes de ETB.

Los desacuerdos entre las partes iniciaron en 2011, mientras se negociaba la renovación del contrato para las ediciones de 2013, 2014 y 2015. Carvajal envió tres propuestas a la ETB, la cual pidió aclaraciones de algunas de las condiciones propuestas, sin embargo el 29 de junio de 2012, Carvajal se le adelantó a la ETB y decidió no renovar más el contrato para desarrollar su propio producto y comercializarlo de manera independiente.

ETB denuncia que mientras Carvajal negociaba la posibilidad de un nuevo contrato desarrollaba su producto de manera desleal, al punto que entre el 20 y 22 de mayo emitió un comercial en horario Triple A por los principales canales de televisión con el slogan “nadie regala la guía telefónica de publicar”, refiriéndose a su nuevo producto.

Argumenta también que la campaña desleal continuó con mensajes malintencionados como decir que “lo que era amarillo ahora lo encontrarás azul” con el objetivo de explotar la reputación y la marca creada por ETB.

Advierte la empresa bogotana que Carvajal lanzó en 2013 un producto en el que se imitaba totalmente el que era producido por ellos, dado que emulaba aspectos en la presentación externa, interna y de contenido, así como los registros lo que según ETB buscaba imitar las presentaciones y los cupones al interior para engañar al público sobre la procedencia de la Guía Telefónica Azul Bogotá 2013.

Sostiene ETB que Carvajal lanzó un producto idéntico al suyo con la utilización de sus bases de datos obteniendo así una ventaja competitiva. Finalmente la ETB señala que para 2014 no podrá ofrecer su producto dado que su antiguo socio no devolvió las bases de datos, plana y enriquecida, con la cual era elaborado el directorio telefónico de Bogotá.

Sin embargo las medidas cautelares adoptadas por la Superintendencia de Industria y Comercio contra Carvajal Información no son por el uso de la base de datos de la ETB, pues en la providencia se aclara que el material probatorio entregado por ETB no permite establecer que la base de datos utilizada por Carvajal para su Guía Telefónica Azul sea la misma con la que la empresa desarrollaba su producto.

Las medidas tomadas obedecen a que la SIC sí encontró aspectos similares entre los dos productos, además de que la publicidad utilizada por Carvajal hacía pensar al consumidor que la Guía Telefónica Azul era la nueva versión de las Páginas Amarillas.

Así las cosas la ETB tiene un panorama muy complicado para ganar este pleito, pues la superintendencia no encontró material suficiente para asegurar que su base de datos fue utilizada de manera desleal por Carvajal, por lo cual los $37 mil millones que pide de indemnización seguirán embolatados mientras que Carvajal hace uso de su derecho de reposición.

Por lo pronto la ETB tendrá que conformarse con la aclaración a la que la providencia obliga a Carvajal. En esta, la empresa tendrá que publicar en un cuarto de página, como mínimo, en los principales diarios del país, un aviso en el que aclare que su producto no hace referencia al mismo de la ETB. Falta ver cuánto tiempo demorará este proceso.

Para que la ETB pueda pedir dicha indemnización por parte de Carvajal tendrá que esperar a que se establezca si hubo competencia desleal, y posteriormente denunciar ante un juez ordinario por los perjuicios que la empres le haya podido causar, asegura el abogado John Rojas de la firma Activo Legal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?