| 11/1/2013 2:40:00 PM

Nave espacial de Apple prepara aterrizaje

El Consejo de la localidad californiana finalmente ha dado el visto bueno al inicio de las obras del llamado "Campus 2" del gigante tecnológico que se construirá en Cupertino ( California).

Las nuevas instalaciones contarán con una superficie total de más de 70 hectáreas y el edificio principal tendrá capacidad para albergar a más de 14.000 empleados repartidos en aproximadamente 2,6 millones de metros cuadrados en cuatro plantas.

La "nave espacial" -como la bautizó el propio Steve Jobs- se construirá en el lugar donde ahora se levanta la antigua sede de Hewlett-Packard y centralizará las operaciones de Apple en Cupertino, aunque la compañía mantendrá su clásica sede ubicada en número 1 de Infinite Loop.

El anillo de cristal y metal contará con una de las instalaciones de paneles solares más grandes del mundo y albergará un nuevo centro de investigación y desarrollo, además de gimnasios, una cafetería y un auditorio subterráneo con capacidad para 1.000 personas.

El jardín que se construirá en su interior, al que sólo podrán acceder los empleados de la compañía por razones de seguridad, tendrá pistas para correr y andar en bicicleta y en él se plantarán miles de árboles.

Pese a que algunos vecinos de Cupertino han mostrado su preocupación por el impacto que el nuevo edificio podría tener sobre el tráfico de la zona debido al aumento significativo del número de trabajadores, la ciudad californiana ha dado la bienvenida de manera entusiasta a la nueva casa de Apple.

Dependencia económica

Según estadísticas publicadas por medios locales, no existe en Silicon Valley una ciudad tan dependiente de una sola empresa como Cupertino.

Los 16.000 empleados de la compañía de la manzana suponen el 40% de todos los trabajadores de la ciudad, un porcentaje que aumentará con la construcción del nuevo campus.

Además, una parte considerable del presupuesto de Cupertino proviene de los impuestos que paga Apple.

"Cada año cuando el Consejo presenta el proyecto de presupuesto anual de la ciudad uno de los puntos principales es la necesidad de diversificar la economía local ante la dependencia de Apple, aunque no se acaban de adoptar medidas", explica el periodista Matt Wilson.

Pese a ello, los analistas creen que la situación no es muy preocupante ya que en Silicon Valley -donde el espacio para construir es limitado- cuando una gran compañía desaparece, es remplazada rápidamente por una nueva.

Apple construyó su primera sede en Cupertino en 1993 en la famosa dirección 1 Infinite Loop. Pronto esas instalaciones, que en la actualidad albergan a 3.000 empleados, se quedaron pequeñas, lo que obligó a la compañía a comprar o alquilar otros inmuebles para dar cabida a 13.000 nuevos empleados.

Según los analistas, no hay duda de que los beneficios para Cupertino y otras localidades de la zona han sido grandes, como demuestran los cerca de US$5.000 millones que, según Apple, sus empleados gastan cada año en los negocios locales.

Aunque no haya econtrado demasiada oposición vecinal, el gigante tecnológico se ha comprometido a financiar mejoras en las carreteras alrededor de la zona donde se levantará su nueva sede y a garantizar que el 34% de sus empleados viajarán en transporte público o en autobuses de la empresa.

Los habitantes de Cupertino parecen estar listos para el aterrizaje de la "nave espacial" de Apple.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?