| 6/10/2014 7:00:00 AM

Así avanza la adaptación de las Niif

Dinero habló con Jorge Castaño Director de Investigación y Desarrollo de la Superfinanciera, quien explicó cómo va el proceso de adopción de las normas de parte de las distintas compañías.

Las empresas colombianas vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia adelantan un proceso para comenzar a reportar, desde enero de 2015, sus estados financieros según la normativa internacional. Las Normas Internacionales de Información Financiera (Niif) corresponden a un conjunto único de normas legalmente exigibles y globalmente aceptadas, comprensibles y de alta calidad basadss en principios claramente articulados, que requieren que los estados financieros contengan información comparable, transparente y de alta calidad, que ayude a los inversionistas, y a otros usuarios, a tomar decisiones económicas.

Se remplaza el término contabilidad por el de información financiera. Más que un nuevo marco o modelo contable es una buena práctica en materia de información financiera.

Sin embargo, desde alguno de los sectores, en especial, el fiduciario, han surgido inquietudes sobre la manera en que podrán cumplir con dicho cronograma, pues la estructura de sus negocios le hace compleja la adopción de las Normas Internacionales de Información Financiera.

No obstante, el Gobierno ya es consciente de los afanes del sector por lo cual trabaja en los mecanismos para darle claridad a la norma y a la manera como tendrán que hacer la transición hacia los parámetros internacionales.

Para darle claridad a la evolución que tiene la adopción de las normas, Dinero habló con Jorge Castaño, Director de Investigación y Desarrollo de la Superintendencia Financiera, quien se refirió a las soluciones planteadas por parte del Gobierno para que las entidades cumplan con el cronograma.

“Las sociedades fiduciarias, sobre los patrimonios que administran, que son alrededor de 23.000, la norma los obliga a que adopten las normas Niif. Pero hemos evidenciado que de esos hay una gran proporción con la posibilidad de hacerlo, bien sea porque emiten títulos o son una cartera colectiva. De esos son unos 250 o 300 vehículos y quedan otros 22 mil que no tienen la capacidad porque son constituidos para unos fines específicos por lo que no estarían obligados a adoptar las normas Niif o no tienen la información completa para hacerlo”, resume Castaño la incertidumbre de las fiduciarias de cómo podrán reportar bajo los estándares exigidos.

Sin embargo añade que “el Ministerio de Hacienda está preparando un decreto en donde a ese otro grupo los va a obligar a tener un reporte de información mucho más sencillo, pero no en standard Niif porque la realidad económica de esos patrimonios autónomos y fideicomisos no amerita la estructura de reporte internacional”.

Al indagar sobre las inquietudes e impedimentos que les hayan dado a conocer con relación a la adopción de las Niif señala Castaño que “en la entidades vigiladas, dado que hay una reserva en materia de cartera y va a haber un tratamiento especial en materia de inversiones, los impactos son relativamente menores. Pero la industria sí está viendo que se está haciendo muy difícil la implementación tecnológica. La transición a convertir toda esta información en los reportes que se requiere es lo que mayor esfuerzo demanda de las entidades”.

No obstante, y pese a los rezagos tecnológicos de los que se afana la industria en la Superintendencia confían en que los tiempos pactados se podrán cumplir. “Se está haciendo un proceso de acompañamiento grande por convertir esos plazos pero creemos que en enero de 2015 vamos a tener un standard mejor de información. Tendremos que hacer ajustes, pero tenemos incluso el 2015 para realizar los ajustes así que vamos bien de tiempo”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?