| 4/25/2014 12:00:00 PM

Nokia ya es de Microsoft

El pacto debió cerrarse durante el primer trimestre, pero se postergó debido a retrasos en las aprobaciones regulatorias en todo el mundo.

Nokia completó la venta por 5.440 millones de euros (US$7.500 millones) de su golpeada división de teléfonos móviles y servicios a Microsoft Corp., con lo que el exlíder en la fabricación de celulares puso fin a un capítulo en su historia, que comenzó con la fabricación de papel en 1865.

La operación, que incluye una licencia de uso para una serie de patentes de Nokia a Microsoft Corp., fue cerrada luego de demoras en las aprobaciones de las autoridades regulatorias de varios países, y significa el fin oficial de la producción de teléfonos móviles por parte de la empresa finlandesa, que encabezó el sector durante más de una década, alcanzando una cuota del 40% del mercado mundial en 2008.

Nokia dijo que el precio total de la transacción será "ligeramente superior" que cuando se anunció originalmente el 3 de septiembre, debido a ajustes realizados para las cifras de capital de trabajo neto y ganancias en efectivo.

La compañía finlandesa se centrará ahora en redes, servicios de cartografía y desarrollo de tecnología y licencias. Dijo que dará más detalles del acuerdo y de sus planes a futuro cuando reporte sus ganancias del primer trimestre, el 29 de abril, que será el último informe que incluya la división de dispositivos móviles y servicios.

"La nueva Nokia podrá seguir adelante ahora y concentrarse en sus activos restantes", dijo Neil Mawston, de Strategy Analytics, de la firma británica. "Tiene uno de los mejores DPI (Derechos de Propiedad Intelectual) activos en toda la industria y tiene buenos servicios de cartografía", añadió.


Ap/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?