| 7/23/2013 7:33:00 PM

No pudieron arreglar, Drummond a paro

Los trabajadores de la compañía, la segunda exportadora de carbón de Colombia, iniciaron una huelga indefinida después de que fracasaron las negociaciones con la empresa para poner fin a un conflicto laboral.

Un cese de actividades en las dos minas de Drummond y su puerto marítimo podría afectar el desempeño de la economía de Colombia, provocar un incumplimiento de la meta de producción, fijada en 94 millones de toneladas para este año, y alzas en los precios internacionales del mineral.

El vicepresidente del Sindicato Nacional de la Industria Minera y Energética (Sintramienergética), Edgar Muñoz, dijo a Reuters que la huelga comenzó a las 6:00 p.m. "A las 18 horas comenzamos la huelga que es de carácter indefinido. La empresa no mejoró su oferta", precisó el dirigente sindical. Sintramienergética exige un aumento de salarios para los casi 5.000 trabajadores directos de la empresa de un 9%, el pago mensual y no por horas, además de beneficios en salud, educación y vivienda.

Drummond, que produjo el año pasado 26 millones de toneladas, casi un tercio del total de carbón del país sudamericano, ofreció un aumento salarial de un 4,75% para el primer año, de la inflación más 1,25% para el segundo y del Indice de Precios al Consumidor más 1,50 por ciento para el tercero.

Empresa responde
El sindicato también exige el compromiso de la empresa de mantener los puestos de trabajo de los empleados portuarios después de que se implemente un sistema de cargue directo en el puerto sobre el Mar Caribe. "La compañía garantizará que a mínimo el 70% de los trabajadores del área marina se les ofrecerá un empleo similar en el puerto o en las minas, una vez puesto en funcionamiento el sistema de cargue directo", dijo un comunicado de la empresa, que también ofreció pagar una bonificación de 3.700 dólares a cada empleado si aceptaban su oferta.

"La empresa hará todos los esfuerzos necesarios para lograr la reubicación de todos los empleados en otros cargos lo antes posible", agregó.

Pese al inicio de la huelga, el sindicato anunció que está dispuesto a mantener las conversaciones con Drummond y que si se mejoran las ofertas, podrían suspender de inmediato el cese de actividades. "Seguimos abiertos al diálogo, pero no podemos permitir que los trabajadores del puerto queden desempleados una vez comience a funcionar el nuevo sistema de carga directa en el puerto", aseguró Muñoz.

Los trabajadores del mayor productor de carbón de Colombia, Cerrejón, paralizaron actividades en febrero por un mes para exigir mejores salarios y beneficios, lo que obligó a la empresa a declarar fuerza mayor para algunos embarques.

Semanas de complejas negociaciones llevaron a la firma a un acuerdo de tres años con el sindicato pero, por la duración de la huelga, Cerrejón dijo que no será capaz de alcanzar su meta de producción para este año de 34 millones de toneladas. El sector carbonífero de Colombia, que en el 2012 produjo 89,2 millones de toneladas, está dominado por grandes productores como Glencore, Drummond y Cerrejón -propiedad de BHP Billiton Plc, Anglo American Plc y Xstrata Plc- que cuentan con sus propias instalaciones portuarias y ferroviarias. La huelga de Drummond se registra en medio de una escalada de protestas sociales contra el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

Miles de campesinos de una conflictiva región del noreste de Colombia, cerca a la frontera con Venezuela, mantienen desde hace más de un mes un protesta, mientras que pequeños mineros artesanales iniciaron un cese de actividades desde la semana pasada. Los cultivadores de café y otros sectores agrícolas también anunciaron su intención de iniciar una huelga el 19 de agosto en protesta por los altos costos de los fertilizantes y para exigir más ayuda económica del Gobierno para cubrir los altos costos de producción.


Reuters/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?