| 2/25/2014 7:20:00 AM

Niños, a un paso de la oficina

Se estima que 79% de las mamás colombianas trabaja fuera del hogar. Esto implica una oportunidad de negocio, al acercar el jardín infantil a las zonas empresariales para que los puedan ver con frecuencia.

El negocio de los jardines infantiles se podría considerar, según la teoría económica, como un mercado perfecto, por la amplia competencia que ofrece en precios y metodologías. Por eso, parecería difícil innovar en ese nicho, pero un grupo de inversionistas mexicanos y colombianos, decidieron hace tres años y medio cambiar el concepto, acercando el jardín a los padres y ofreciendo horarios similares a los del mundo laboral, es decir, solo cierran festivos y fines de semana y cuidan los niños de 7:00 a.m. a 8:00 p.m.

Sin embargo, lo más novedoso de este concepto, es que no se ubican en zonas residenciales, sino en zonas de oficinas para estar cerca a los padres y facilitarles que puedan ver a sus hijos en cualquier momento e incluso ir a lactarlos.

El jardín se llama Advenio (que significa alcanzar en latín) y comenzó en México donde ya tiene 10 centros. A Colombia llegaron en octubre pasado y abrieron su primera sede cerca de la zona del World Trade Center en Bogotá, donde ya atienden 35 niños.

Pablo Constaín y Ana María Rodado son los dos socios colombianos del proyecto, que ellos llaman jardín infantil corporativo, pues su fuerza de ventas está en las empresas para que estas ofrezcan este servicio como un beneficio para sus empleados (que en ese caso pagan la matrícula con descuento) y también como una herramienta de retención, pues se disminuye el ausentismo laboral y las mujeres que acaban de tener bebé no dudan tanto si volver o no a trabajar. Se estima que en México, que es donde Advenio tiene más experiencia, 51% de las mamás trabajan. En Colombia es el 79%, cifra en que América Latina es solo superada por las peruanas.

Además del servicio de jardín tradicional, esta firma ofrece un club de tareas para recibir después del colegio a los niños que ya han comenzado la educación formal. Además unas tarjetas prepago, que se cargan mínimo por 10 horas, para dejar los niños el tiempo requerido.

La promesa es que los padres no necesitan más cuidadores para sus hijos, pues en los días que se enferman los envían con enfermera para su casa. “Esto se ajusta muy bien para los extranjeros o personas de fuera de la ciudad que no tienen quién les ayude con sus hijos”, explica Constaín y dice que ya tienen 10 menores extranjeros.

El plan es seguir creciendo y para este año tienen planes de abrir 3 centros más en Bogotá, en los cuales invertirá alrededor de $4.500 millones, aunque Constaín advierte de las dificultades para conseguir inmuebles en la capital. Su estimación, es que tan solo en la zona actual en que la operan hay un potencial para atender 1.500 niños.

Después de la expansión en Bogotá, el siguiente plan de Advenio es abrir en Perú.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?