| 5/19/2017 6:01:00 PM

Fabiola Barraza: La dura de los impuestos en Colombia

Las reformas tributarias, las peleas con reconciliaciones de equipo, viajes para lograr acuerdos internacionales y finalmente una salida por la puerta grande de la Dirección de Impuestos, para hacer su propia oficina, marcaron la trayectoria profesional de Fabiola Barraza.

Siempre puesta en su lugar, pero irradiando la calidez y alegría típica de quienes crecieron en el Caribe colombiano, Fabiola Barraza recuerda con cariño sus cerca de 20 años en la Dian y defiende ‘a capa y espada’ el Derecho que estudió en la Universidad del Rosario, para luego especializarse en tributario en la Universidad de Los Andes.

Barraza llegó a Bogotá, como tantos otros, para iniciar sus estudios de Derecho luego de haber cursado un semestre de Hotelería y Turismo en Cartagena donde la pasó “delicioso” pero descubrió que esa no era su profesión, ni aquella su ciudad pese a lo mucho que la disfrutaba.

En Barranquilla quedaron sus dos grandes ejemplos de vida: sus papás, junto con sus cinco hermanos, los días de juegos en la calle con los hijos de las familias vecinas y los sancochos organizados en el campo contiguo a su casa, pues el barrio era tan nuevo que su casa era la última construcción del lugar.

Nadie le sugirió estudiar Derecho como su papá y tampoco sabe de dónde le llegó la idea. Pero con la misma determinación con la decidió dejar su vida en Cartagena y estudiar Derecho en Bogotá, decidió varios años después preguntarle al entonces ministro de Hacienda, Juan Manuel Santos, si finalmente la nombraría como directora de la Dian.

Recomendado: Para hacer empresa "lo menos importante es el dinero", William Shaw

Fabiola Barraza llevaba cerca de un año ejerciendo como directora encargada y la respuesta del ministro fue “no sé Fabiola, tengo que pensarlo”. Ella, con su característica sinceridad le respondió que ella ya lo había pensado durante 20 años “y entonces me voy”, sentenció.

Y en efecto, se fue con toda la experiencia en derecho tributario que le había dado su carrera en la Dian y en la dirección de impuestos de Bogotá para abrir su propia oficina de asesoría. Empezó con un pequeño escritorio y una biblioteca en la oficina de un amigo suyo que también se había independizado y los clientes llegaron solos, sin buscarlos, siguiendo la reputación de Barraza.

Fabiola Barraza siguió creciendo con su oficina y hoy planea dejársela a una de sus sobrinas, profesional en economía y especializada en derecho tributario, cuando llegue el momento y ella decida hacer definitivamente una de las cosas que más le han gustado siempre: descansar, estar en paz.

La ex directora jurídica de la Dian estudiaría Derecho nuevamente, si el tiempo se devolviera, pues lo ve como la herramienta que organiza un poco los sistemas de vida de todo el mundo, que dicta las normas que todos deben cumplir para convivir, “para que podamos pelear en caso tal y el derecho es una ciencia que te da unas reglas espectaculares para eso”, asegura con los ojos brillantes de pasión por su profesión.

Lea también: Así es un día de Germán Efromovich, socio mayoritario de Avianca

Esa pasión por su profesión la llevó a estudiar el convenio de intercambio de información y control contra el contrabando que negociarían Colombia y Rusia cuando el ministro de Hacienda era Juan Camilo Restrepo. Una noche le ofreció a Restrepo asistir a la reunión en Rusia para ‘sellar’ el acuerdo y con su consentimiento, Fabiola llegó a Moscú y San Petersburgo en representación de su país.  

Se enamoró de San Petersburgo. La ciudad de los grandes palacios de los zares que terminaron con la dinastía Romanov y los puentes que cada noche se levantan, todos coordinados, para dar paso a los barcos que transitan los ríos Nevá y Fontanka.

Por su trabajo también llegó a Canadá, como parte de la comisión de la Dian para lograr un acuerdo de eliminación de la doble tributación entre ambos países y así mismo llegó a muchos otros países.

Hoy volvería a Europa con su familia, mucho más que a Estados Unidos u otro país de América, para disfrutar la cercanía de sus familiares que define como un núcleo necesario para progresar y la tranquilidad de unas merecidas vacaciones.

Fabiola Barraza está llena de contrastes. Con la misma estricta dedicación con la que estudió derecho tributario y trabajó por tantos años en la Dian, no desaprovechó ninguna oportunidad para bailar salsa y vallenato en las noches con amigos de la universidad o compartir cualquier momento con su familia. Esa a la que lleva siempre presente; los sobrinos a los que les aconseja estudiar, trabajar con amor y ser siempre solidarios como método para progresar junto con un país que atraviesa un proceso de paz necesario y se adapta a una reforma tributaria que para ella se quedó a la mitad.

Puede interesarle: La historia de éxito empresarial detrás del Chocoramo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 518

PORTADA

Las mejores universidades de Colombia en 2017

Dinero y Semana Educación presentan un ranking de instituciones de educación superior, medidas por sus resultados en las pruebas Saber Pro de 2016. Los Andes y la Nacional, líderes indiscutibles.