| 5/24/2016 12:30:00 AM

Mozilla traduce su navegador Firefox a lenguas indígenas de América Latina

La compañía tecnológica Mozilla avanza en el proceso de traducción de su navegador Firefox a lenguas indígenas de América Latina, con el fin de integrar a las comunidades a la era digital.

La primera fase de este proyecto arrancó en abril pasado con la traducción de las funciones al guaraní (un lenguaje hablado principalmente en Paraguay) y a maya kaqchikel (Guatemala), según explicaron los representantes de Mozilla en un comunicado de prensa divulgado este lunes 23 de mayo.

Los encargados de dicha iniciativa manifestaron que en la actualidad están documentados cerca de 50 proyectos que están en proceso de ser completados en lenguas nativas de Latinoamérica.

Para ello, la firma ha dispuesto de un equipo de especialistas en países como Perú, Colombia, Chile, Argentina, México, Guatemala, Bolivia, Paraguay, Ecuador y El Salvador.

Lea también: Colombia avanza en la consolidación de su proyecto digital

El objetivo de esta propuesta es “incorporar las lenguas indígenas al mundo digital” y “combatir” la idea de que hay ciertas lenguas que no son compatibles con la tecnología, agrega la información.

Adicionalmente, explicaron que gracias a este proyecto las personas están conociendo desarrollos tecnológicos y los están adaptando de acuerdo a sus necesidades. “También están demostrando que las lenguas, tengan millones o, al contrario, decenas de hablantes, son funcionales en todos los ámbitos comunicativos”, detalla Mozilla.

Finalmente, la compañía señaló que próximamente se lanzarán tres localizaciones de Firefox para Android en Colombia, dos en México, y una en Perú. Algunas lenguas nativas que se están trabajando involucran Minica, Uitoto, Páez, Quichua Otavaleño, Triquí y Zapoteco.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?