| 2/23/2016 12:05:00 AM

“La innovación no necesariamente significa crear un invento radical”: Microsoft

El director de operaciones de Microsoft para Colombia, Juan Pablo Consuegra, aseguró que la coyuntura económica actual obliga a los empresarios a “pensar diferente” y adaptarse a las condiciones, lo cual se traduce en innovar de múltiples formas.

La Innovación no necesariamente significa crear un invento radical que cambie el horizonte de los negocios, también es utilizar la tecnología de una manera diferente para tener resultados mejores en el corto plazo”, aseguró Consuegra.

El directivo manifestó que en un momento de alta complejidad para la economía, las empresas deben buscar la manera de dinamizar sus procesos y ahorrar costos operativos de la mano de las herramientas tecnológicas que hoy están a la mano de todos.

El desafío se resume en “hacer más con menos” y en “ir un paso adelante” para sortear las dificultades del 2016, un año en el que reinará  la incertidumbre por cuenta de la caída de los precios de las materias primas y la escalada del dólar.

Lea también: Microsoft presenta sus avances tecnológicos y ratifica su apoyo al crecimiento colombiano

Consuegra invitó a los empresarios colombianos a que administren de manera inteligente los recursos, al explicar que las empresas “medianas” gastan unos $500 millones en cuentas telefónicas desconociendo que ya existen herramientas gratuitas o más económicas en internet.

El experto también exhortó a los directivos a impulsar el teletrabajo al interior de sus compañías, para así ahorrar costos asociados al mantenimiento de las plantas físicas y aumentar la productividad.

Es preciso señalar que esta modalidad de a poco empieza a ganar protagonismo en el país, muestra de ello es que el número de teletrabajadores aumentó 33% entre el 2012 y el 2015.

Y es que la adaptación a las herramientas tecnológicas será clave para la supervivencia de las empresas en la cuarta revolución industrial, una era enmarcada por la disrupción y la innovación en todas las esferas.

A pesar de que esa etapa ya es una realidad, las compañías aún no han logrado insertarse a esa discusión de manera efectiva y por el contrario desconocen conceptos claves como la computación en la nube, el Big Data y la analítica.

Las pequeñas y medianas empresas (pymes), por ejemplo, están perdiendo puntos en competitividad por no realizar inversiones en materia de tecnología. La situación es bastante grave si se tiene en cuenta que el año pasado solo el 21% de ellas tenía presencia en internet, con lo cual sus oportunidades se limitaban al comercio local. 

La relación entre costo y beneficio

El volumen de datos que se genera en la actualidad no tiene precedentes, de hecho The Software Alliance (BSA) estima que el 90% de toda la información que circula en el mundo se creó en los últimos dos años.

“Las empresas que ya están realizando una toma de decisiones guiada por los datos informan un aumento de hasta el 6% en la productividad”, explica  la organización estadounidense BSA, al hablar sobre las oportunidades que hay en esa área.

Y agrega que el óptimo manejo del ‘tsunami de información’ le podría generar un ahorro de hasta US$371.000 millones a la industria extractiva en los próximos cuatro años a nivel global.

Dicha afirmación se sustenta en el hecho de que el uso de los datos le permite a las empresas realizar un mejor  seguimiento y gestión de las cadenas de suministro, detalla.

En Colombia la situación es compleja dado que las empresas siguen invirtiendo en enormes y costosos ordenadores para almacenar la información, en vez de utilizar herramientas más efectivas como el ‘cloud’

Microsoft calcula que la inversión en dichos artefactos oscila entre los US$1.000 y los US$25.000 por empresa, mientras que el costo de almacenar datos en la nube se reduce a una simple suscripción según la capacidad requerida.

Juan Pablo Consuegra estima que los empresarios colombianos que aún no se han trasladado al mundo digital, perciben gastos mensuales de hasta US$5.000 en el mantenimiento y adquisición de equipos que están a punto de volverse obsoletos. 

“Con una infraestructura tecnológica de vanguardia, las empresas pueden ahorrar hasta el 35% en gastos de administración y economizar hasta un 60% en costos de almacenamiento”, concluye.

El uso de efectivo de los datos es tan importante que BSA estima que si se logra un aumento de la productividad del 1% gracias a ellos, “pueden sumarse alrededor de US$15 billones al PIB global para el 2030”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?