| 10/2/2012 8:00:00 AM

Mensajes de texto: millonario pulso entre banqueros y Slim

Claro y los principales bancos del país están renegociando un jugoso contrato de telecomunicaciones que podría poner contra las cuerdas a las entidades financieras.

Se trata del contrato entre Redeban y el principal operador celular de Colombia, donde se definen las condiciones del servicio de mensajes de texto para el sector financiero.

El tema es clave, pues por esta vía, la banca no sólo ofrece servicios a sus millones de usuarios, sino que cumple con reglamentación del Gobierno Nacional como informar a los clientes cualquier transacción de gran valor, para evitar fraude financiero. Además, los mensajes de texto son, en últimas, el fundamento de la política de inclusión financiera y ampliación, porque permiten a personas no bancarizadas actualmente realizar transacciones como apertura de cuentas, transferencias, pago de facturas, recargas, retiros sin tarjeta y consultas de saldo. Así que el asunto es de marca mayor.

El contrato entre las dos partes vence el próximo 31 de octubre y actualmente se encuentra en proceso de negociación. El asunto es que Comcel, hoy Claro, llegó a la mesa de negociación con una serie de propuestas nuevas, que según fuentes del sistema financiero aumentan los costos de estos servicios 719%.

Dentro de las condiciones están que el cobro del servicio ya no se hará por cada transacción financiera, sino por cada mensaje enviado. Eso significa que hoy, por una transacción como transferencia de recursos, se cobra sólo un mensaje. En el nuevo esquema, se cobrarían 14 mensajes por la misma operación.

Otra de las propuestas de Comcel, hoy llamada Claro, es que no quiere negociar con Redeban, compañía encargada de garantizar esta clase de servicios a los bancos, sino con cada entidad financiera.

Además, Claro quiere reservarse el derecho de cobrar directamente a los clientes celulares, el acceso a la banca móvil; actualmente, esa posibilidad no existe, pues el cobro lo realiza directamente el banco.

La banca ha puesto el grito en el cielo y, aunque se espera un pronunciamiento por parte de Asobancaria para las próximas horas, es claro que entre los banqueros este nuevo negocio no suena bien.

Según las fuentes consultadas por Dinero.com, Claro cuenta con el 82% del mercado de mensaje de texto, por lo que los clientes no van a tener una segunda opción para pasarse a otro servicio.

Al ser consultada sobre el tema, la compañía Comcel emitió un comunicado en el que señala que “ha presentado un nuevo esquema tarifario para el servicio de notificaciones y transacciones bancarias, basado en descuento por volumen, anticipando el crecimiento de estos servicios en un futuro cercano, en el que se puede acceder a un descuento del 42% sobre la tarifa mínima actual”.

Para la firma, esta nueva posición se justifica “considerando las inversiones futuras que se hacen necesarias para garantizar la prestación de éste servicio y buscando nuevamente apoyar la utilización de este canal ofrecido por la telefonía móvil celular como una opción de bancarización en el país”.

La noticia se movió este lunes en medios del Congreso, donde los senadores Juan Mario Laserna y Jorge Enrique Robledo han liderado un debate por la posición de dominio que hoy tiene Claro, antes Comcel, en el negocio de telecomunicaciones. Esto de cara a la licitación para una nueva porción de espectro en el servicio 4G.

Queda confrimado que con esta noticia, se abre un nuevo capítulo en la pelea del negocio de las telecomunicaciones. En esta oportunidad, por cuenta de los servicios financieros y las autoridades van a terminar pronunciándose sobre este tema, pues muchos de los implicados ya hablan de llevar el asunto a una instancia distinta a la de las empresas que están negociando las nuevas condiciones.

                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?