| 11/21/2013 2:54:00 PM

Juntas directivas, ¿un cero a la izquierda?

Así lo pudo verificar la Supersociedades con un estudio sobre gobierno corporativo, anticorrupción y responsabilidad social empresarial en 20.942 empresas de todo el territorio nacional.

El informe de la Superintendencia de Sociedades revela que el 56% de las empresas encuestadas no tiene junta directiva, un 44% reporta tenerla.

Además el 80,7% de las empresas que sí tiene Junta Directiva no cuenta con reglamento interno de funcionamiento de socios o asamblea de accionistas, sólo el 19,3% sí cuenta con estos requisitos. Respecto de este tema, el informe aclara que las Sociedades Anónimas (S.A) están obligadas contar con una junta directiva.

Una junta directiva, agrega el informe, cobra bastante relevancia cuando se habla de gobierno corporativo, porque precisamente, es un órgano que actúa como el foco que direcciona y supervisa la actividad de aquellos que administran los fondos de terceros.

Según el informe, el 22% de los encuestados asegura tener establecido un procedimiento de evaluación de su junta directiva; y el 43% tiene miembros externos independientes en el organismo colegiado.

Empresas de familia

El estudio muestra además que el control económico, administrativo y/o financiero, en el 46% de las empresas encuestadas, es ejercido por personas ligadas entre sí por matrimonio o por parentesco, es decir, son sociedades de familia.

El 90% dice no tener un documento que regule las relaciones entre la familia, los asociados de la empresa y la empresa misma.

El control económico, administrativo o financiero en el 80,1% de los casos, es ejercido por la primera generación; 18,5% por la segunda generación; el 1,1% la tercera y el 0,3% por la cuarta y/o sucesivas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?