| 7/20/2014 3:30:00 PM

La empresa que dona un par de zapatos por la compra de otro

Toms es una marca estadounidense que además de ser un ejemplo exitoso de responsabilidad social empresarial, incentiva el consumo responsable. Tiene presencia en 63 países del mundo, incluyendo Colombia.

Con la filosofía de que se puede mejorar la vida de las personas a través de los negocios nació Toms en el año 2006, cuando después de hacer un viaje a Buenos Aires, Argentina para “relajarse y aprender a jugar polo” Blake Mycoskie, su fundador, conoció las alpargatas, las cuales eran usadas por los agricultores argentinos y los jugadores de polo hace más de 100 años atrás.

Después se hizo voluntario en una iniciativa de donación llamada “shoe drive” en la que se recolectaban zapatos usados de familias adineradas y se les entregaban a los niños en los pueblos de alrededor.

A partir de esta experiencia, decidió crear una empresa con ánimo de lucro que a su vez, permitiera mejorar la calidad de vida de los más pobres. El modelo se denomina one for one y consiste en que por cada par de zapatos que les compran, donan otro par. Los precios varían, pero van desde US$48 hasta US$16o, aproximadamente.

Desde su creación, se han entregado más de 15 millones de pares de Toms alrededor del mundo, especialmente en Asia, África y América. Igualmente, por cada unidad de gafas vendidas, ayudan a las personas con problemas de visión. Hasta el momento han mejorado la vista de más de 200.000 personas.

Estos tienen una capacidad ilimitada para cambiar una vida y cuando se combinan con programas dirigidos, pueden convertirse en una herramienta poderosa para ayudar a crear oportunidades para un futuro mejor. Los zapatos ayudan a proteger los pies de los niños de cortadas, infecciones y enfermedades, y cuando los niños están sanos, pueden asistir a la escuela”, explicó a Dinero.com, Meredith Plotkin directora de mercadeo internacional de TOMS.

En Colombia, diferentes establecimientos los comercializan en San Andrés, Cartagena, Barranquilla, Cali, Bucaramanga, Cúcuta, Montería, Ibaqué, Medellín y Bogotá.

Además de funcionar bajo un modelo de negocio innovador, estas alpargatas son hechas con cáñamo, algodón orgánico, o poliéster reciclado y estos materiales se utilizan en la parte superior, forro o la cubierta de la plantilla. Todas las cajas donde se empacan están hechas de 80% de residuos post-consumo reciclado e impresas con tinta de soja.

Los productos son elaborados en China, Etiopía, India, Argentina y, más recientemente, Haití. Para el año 2015, la empresa quiere producir un tercio de los zapatos en las regiones en las que donan.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?