| 1/28/2014 7:15:00 AM

El salvavidas de Enka

La empresa productora de fibras para el sector textil le apuesta a negocios más sostenibles, lo que al parecer le ha mostrado mejores resultados.

Enka, luego de una inversión que ronda los US$50 millones, se la juega con proyectos sostenibles que podrían, incluso, ser más rentables para el negocio.

Uno de ellos consiste en una planta dedicada a la producción de fibras a partir de botellas usadas en un proceso que toma 10 horas. Es un negocio cuyas exportaciones ya representan el 40% de las ventas.

Así lo describió a Dinero.com el presidente de la compañía, Álvaro Hincapié, quien también explicó uno de los negocios en los que tiene enfocadas sus expectativas, lo ha llamado Botella-Botella.

Se trata de tomar las botellas para convertirlas en la materia prima que permitirá hacer otras botellas. “Es un proyecto nuevo que iniciará su operación en febrero, luego de conseguir las certificaciones necesarias que inclusive permitirán exportar a cualquier parte del mundo”, dice Hincapié.

Lo interesante para el directivo es que la empresa tomará una botella, que es basura, para convertirla en un empaque donde se almacenarán sin ningún problema alimentos.

Señala que una botella de PET, toma 10 años para degradarse y en Colombia actualmente esas botellas llegan a un relleno sanitario. “Son 3 millones de toneladas de botellas que contaminan el país, de las cuales Enka ayudaría a reciclar la tercera parte”, sostiene el ejecutivo de la compañía.

El negocio, según Hincapié, también tiene un impacto en la parte social porque toda la red de reciclaje, donde operan cerca de 9.000 personas, se está beneficiando con la compra de botellas que hace la compañía, pues se trata de compras cercanas a los US$20 millones  al año.

La intención es comenzar a operar en forma el negocio de las botellas en marzo, no solo con embotelladores como Femsa, con quien ya tiene un acuerdo, sino con empresas como Postobón o Team, quienes ya están haciendo pruebas. Según el presidente, la planta le representaría a Enka negocios adicionales por US$35 millones al año.

“Solo el 3% de lo que se recicla en el mundo se destina para hacer un producto botella-botella porque la tecnología es muy complicada y porque la regulación es muy difícil porque se trata de tomar basura y hacer un empaque que tendrá contacto con alimentos”, sostiene.

Un negocio más viable

La empresa actualmente exporta a 18 países, con presencia en Europa, América y Oriente, lo que representa cerca del 32% de las ventas (US$80 millones).

Esa es la otra apuesta de la empresa, una visión más exportadora “porque si se compite afuera, con países que no tienen aranceles, puede colocar un buen producto a buen precio”, dice el ejecutivo.

Los mercados más importantes son Estados Unidos y están enfocándose en Brasil. Sin embargo, Hincapié reconoce que es muy difícil hacer negocios en el exterior porque hay países que tienen unas medidas muy complicadas de cumplir, “se trata de una labor de años y hay que tener la visión exportadora”.

Con los proyectos, que involucran la planta de texturizado por aire -botella-botella- y una planta de energía para autoabastecerse, el presidente tiene previsto para 2014 un crecimiento de 12%, apoyándose en el mercado norteamericano y el brasilero.

Destaca que la acción de la compañía fue la segunda más valorizada, 25% año a año, cuando el mercado accionario cayó hasta el 12%.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?