| 10/25/2015 5:00:00 AM

Los altos cargos para las mujeres siguen siendo escasos

Alemania había hecho un cambio radical para promover la igualdad de género en cargos de alto perfil en este año. Sin embargo, falta mucho por recorrer para que la mujer se ubique en puestos directivos, en el mundo.

El Parlamento alemán aprobó una nueva ley en marzo solicitando que las compañías más grandes del país designaran el 30% de los asientos de sus consejos no ejecutivos a mujeres desde 2016. El plan hacia el futuro es aumentar la cuota al 50% a partir del 2018. 

Una serie de grandes empresas alemanas, incluyendo Adidas y la empresa de servicios financieros Allianz ya cumple con la cuota del 30%. Sin embargo, muchos otros van a tener que hacer cambios, incluyendo Volkswagen que sólo tiene representación femenina del 15% en su junta directiva.

Actualmente, Noruega tiene el mayor récord de mujeres en las direcciones corporativas. En 2003, el país aprobó una ley que requiere que al menos el 40% de los miembros de la junta corporativa sea mujeres. En la actualidad, casi el 36% de los miembros de las juntas directivas son mujeres.

Sin embargo, la situación es muy diferente en Japón, que es conocido por tener una baja tasa de participación femenina en la fuerza laboral de alto perfil, pues las mujeres tienen alrededor del 3% de todos los cargos en juntas directivas en las grandes empresas.

Mientras tanto en Estados Unidos, la participación de la mujer no es tan alta como en Noruega pero tampoco tan baja como en Japón pues en la actualidad el 14,2% de las posiciones líderes de las compañías enlistadas en el S&P 500, están ocupados por mujeres.

Mientras que las mujeres todavía tienen la responsabilidad primordial de la crianza, esa dinámica está cambiando. Un estudio realizado por Friedman muestra que el 42% de la clase que se graduó en 2012 en la Escuela de Negocios de Wharton dice que quiere tener hijos. Ello representa una disminución de casi un 80% desde 1992.

Sin embargo, la crianza de los hijos no ha sido un impedimento para las mujeres que se encuentran en cargos directivos en la actualidad. Por lo menos,  ese es el caso de Rosalind Brewer, quien en la actualidad es la CEO de la división de Wal-mart, Sam Club desde el 2012. 

Rosalind Brewer es la primera mujer y afrodescendiente en asumir un cargo de alto perfil dentro de una de las compañías más poderosas de Estados Unidos según la clasificación de las 50 compañías más influyentes, realizada por Business Insider. 

Brewer trabajó durante 22 años en Kimberly-Clark antes de convertirse en vicepresidente regional en Wal-mart en 2006, para luego aterrizar como CEO de la división de Wal-mart Sam Club. 

De acuerdo con Brewer, la crianza de sus dos hiijos no ha sido un impedimento para llegar al puesto que ocupa actualmente y de hecho asegura que sus hijos comprenden la nueva realidad de que se puede ser exitoso sin importar el género. 

Brewer también asegura que muchas mujeres, así como ella anteriormente, "no aspiran a posiciones en cargos altos en parte por el temor a sentirse culpables al atender a las responsabilidades laborales por encima de la familia"; pero a través de su experiencia, la ejecutiva sugiere que es más gratificante ser un ejemplo para los hijos. 

Por otro lado Brewer asevera que las compañías que no tienen mujeres en cargos directivos se pierden del beneficio que ofrecen cualidades innatas de la mujer y que el hombre no tiene, como "atender varias tareas al mismo tiempo, la intuición con las personas y la capacidad de tomar decisiones contemplando al resto de participantes de un equipo".  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?