| 6/20/2012 12:00:00 PM

Lec Lee sale de líos con la Supersociedades

Luego de varios años de encontrarse inmersa en un pleito entre socios y que tuvo como resultado la intervención por parte de la Superintendecia de Sociedades, Lec Lee logró demostrar que sus finanzas estaban en orden.

El presidente de Lec Lee, Elberto Caicedo Parrado, asegura que aunque a la empresa no le afecta el hecho de que la Supersociedades quiera tenerlos bajo control, no hay ninguna razón para hacerlo, debido a que sus estados financieros son transparentes y la solidez de la empresa es demostrable.

El ejecutivo fue claro en afirmar que, a pesar de los roces entre los herederos, no está en riesgo la estabilidad financiera de la empresa como han querido mostrar.

Luego de presentar un balance bien sustentado, el nuevo presidente explicó que en la sociedad cada uno de los seis socios tiene el 16,66 por ciento y desde que falleció su padre, el fundador de la compañía, se designó a Luis Eduardo Caicedo Parrado como presidente de la sociedad.

Todo comenzó en el año 2000, cuando precisamente el entonces presidente, Luis Eduardo Caicedo Parrado, salió del cargo tras enfrentamientos con sus socios por la toma de algunas decisiones administrativas y resultados.

A su salida de la presidencia, Luis Eduardo informó a la Superintendencia de Sociedades sobre lo que consideró irregularidades en el manejo de la empresa familiar, pues la junta había aprobado un crédito para algunos miembros de la familia por 800 millones de pesos.

Desde entonces, la Supersociedades inició un proceso de seguimiento a las finanzas de la compañía. Pero fue la decisión de condonar esta deuda a las accionistas (madre y dos hermanas), la que encendió las alarmas de la Supersociedades, que inició la investigación que terminó en la intervención de la empresa, decretando el control de la misma, para proteger sus estados financieros y así garantizar su operación.

La respuesta no se hizo esperar, los demás socios a su vez interpusieron una tutela argumentando que la medida debía ser levantada, ya que dicha Superintendecia había violado el debido proceso.

Luego de presentar un balance bien sustentado, el nuevo presidente de la empresa, Elberto Caicedo Parrado, explicó que en la sociedad cada uno de los seis socios tiene el 16,66 por ciento y desde que falleció su padre, el fundador de la compañía, se designó a Luis Eduardo Caicedo Parrado como presidente de la sociedad.

Pero el análisis llevado a cabo por un perito respecto a la esencia del cambio de las relaciones de la empresa con los acreedores, proveedores y entidades financieras, a la existencia de nuevos gastos y a la proyección de ingresos dejados de percibir, concluyó daños aproximados de $10.444 millones.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?