| 1/6/2016 12:05:00 AM

La multiculturalidad se convirtió en un reto para las compañías tecnológicas

A pesar de que la globalización es el discurso económico por excelencia de la modernidad, las empresas del sector tecnológico no han logrado conformar equipos multiculturales que les permitan tener una visión más amplia de los problemas.

La diversidad étnica y de género se convirtió en una prioridad para las multinacionales de Silicon Valley, que han identificado que uno de los factores que limitan la competitividad y la creatividad al interior de sus equipos es la falta de puntos de vista.

Es por ello, que las empresas han empezado a mejorar sus programas de inclusión laboral e incluso han optimizado sus estrategias para evaluar qué tan diversas son sus plantas de empleados con el fin de sugerir cambios en el área de reclutamiento de personal.

Una de las pioneras en esta discusión fue Pinterest, la plataforma para compartir imágenes con sede en San Francisco (EE.UU.), que desde el 2014 se comprometió a presentar cifras actualizadas con respecto al género y origen de su personal. Lea también: ¿Por qué el 2015 será especialmente recordado por las compañías tecnológicas?

Precisamente fue la ingeniera Tracy Chou la que abogó en octubre de 2013 por una mayor diversidad en las compañías tecnológicas, ya que la mayoría de sus colegas no solo de Pinterest sino de las demás firmas de esta industria eran hombres.

En un documento titulado ¿Dónde están los números? la experta solicitó mayor “honestidad” por parte de las multinacionales en el tema de la diversidad, pues es muy complicado evaluar los esfuerzos si no se presentan cifras puntuales al respecto.

Al día de hoy, según datos revelados en un informe del redactor Vauhini Vara para la Revista Avianca, el 42% de la nómina de Pinterest se compone de mujeres y el 58% de hombres. Sin embargo, los números no son tan alentadores en materia de diversidad étnica porque la mayoría de empleados se concentran en dos grupos, blancos (49%) y asiáticos (43,4%).

Únicamente el 2,3% del total de los trabajadores son hispanos, el 1,3% afrodescendientes y el 4% pertenece a otros grupos, lo cual demuestra que a pesar de los esfuerzos aún quedan inmensos desafíos por resolver.

No puede ser tan difícil ser más incluyentes. Nos hemos fijado unas metas, son buenas, pero tampoco son asombrosas. El listón en diversidad está tan bajo que me parece una cosa de locos”, manifestó el cofundador de la empresa, Evan Sharpm, en una conversación con Vara.

Esta discusión también ha tomado fuerza al interior de empresas como Apple, en donde los inversionistas empiezan a presionar para que los altos cargos sean ocupados por personas de distintas latitudes y culturas, según un reporte publicado en Bloomberg.

Y es que el 54% de los 92.600 empleados de Apple son blancos y el 18% asiáticos. Mientras que solo el 11% son hispanos, el 8% afrodescendientes y 9% pertenecen a otras etnias.

“La diversidad es fundamental para la innovación y el futuro de Apple”, explicó el director ejecutivo de la compañía, Tim Cook, y agregó que uno de los objetivos para los próximos años es “crear una futura generación de empleados tan diversa como el mundo que nos rodea”.

En un comunicado divulgado en la página web de la empresa, el ejecutivo reafirmó su compromiso “inquebrantable” con el fomento de la inclusión y la diversidad. Muestra de ello es que el 50% de las personas que fueron contratadas en Estados Unidos entre enero y junio de 2015 fueron mujeres, afrodescendientes, hispanos y nativos americanos.

“Creemos en la igualdad para todos, sin distinción de raza, edad, sexo, género, origen étnico, religión u orientación sexual. Eso se aplica en nuestra compañía alrededor del mundo sin excepción”, apuntó Cook.

Otra de las compañías involucradas en esta discusión es Google, la firma liderada por el indio Sundar Pichai de 43 años que, a pesar de tener un carácter global, no ha podido traducir el discurso de la multiculturalidad a la realidad.

A pesar de sus programas para atraer el talento de distintas partes del mundo, esta multinacional es una de las más rezagadas en este aspecto pues el 91% de su plantilla la componen las personas blancas y asiáticas.

Este porcentaje es idéntico al de la red social Facebook y muy cercano al de firmas como Intel 86%. En el caso de Twitter la situación también es compleja, para el 2014 se calculó que el 88% de sus empleados pertenecían a esos dos grupos étnicos. Mientras que en Amazon ese indicador fue del 73% en el mismo período.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?